Translation with SYSTRAN Links

Deliberación del 24 de julio de 2007 relativa a la numeración de las cadenas en las ofertas de programas de los distribuidores de servicios

Fecha de publicación: martes 24 de julio de 2007


Deliberación n° 2007-167 del 24 de julio de 2007 relativo a la numeración de los servicios de televisión en las ofertas de programas de los distribuidores de servicios en redes de comunicaciones electrónicas que no utilizan frecuencias asignadas por el Consejo superior del sector audiovisual

Sobre el fundamento de las disposiciones del artículo 17-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986 modificada relativa a la libertad de comunicación, se sometió al Consejo superior del sector audiovisual, en 2006, catorce solicitudes de Reglamentos de desacuerdos relativos a la numeración de servicios de televisión en las ofertas de programas de distribuidores de servicios en redes de comunicaciones electrónicas que no utilizaban frecuencias asignadas por el Consejo. Estos litigios sacaron a la luz la agudeza de los problemas de numeración en las relaciones entre editores y distribuidores.
 
La presente deliberación, tomada sobre el fundamento del artículo 3-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986, tiene por objeto precisar las obligaciones a las cuales se someten los distribuidores de servicios que no utilizan frecuencias asignadas por el Consejo que se tratan de la numeración de los servicios de televisión difundidos en método numérico.
 

I - Disposiciones legales aplicables a la numeración
 
El artículo 3-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986, como modificado por la ley del 5 de marzo de 2007 relativa a la modernización de la difusión audiovisual y a la televisión del futuro, dispone que el Consejo vela “por el carácter equitativo, transparente, homogéneo y no discriminatorio de la numeración de los servicios de televisión en las ofertas de programas de los distribuidores de servicios”.
 
Las condiciones de numeración de los servicios de televisión en las ofertas comerciales propuestas en redes de comunicaciones electrónicas que no utilizan frecuencias asignadas por el Consejo son reguladas también por el artículo 34 de la misma ley, a los términos del cual: “el Consejo puede, por decisión justificada tomada en un plazo fijado por vía reglamentaria (1), oponerse o a la explotación de una oferta de servicios, o a una modificación de la composición de esta oferta, si considera que no satisface a las condiciones y obligaciones de la presente ley, en particular, la mencionada en los artículos 1, 3-1, 15 y 34-1 a 34-3, o si considera que afecta a las misiones de servicio público asignadas por el artículo 43-11 a las sociedades estatales de programa y a la cadena Arte, en particular, por la numeración asignada al servicio en la oferta comercial.”
 

II - Pertinencia de la organización de los planes de servicios de televisión por temas
 
Respecto lo que está en juego a niveles de la numeración, aclarados adjunto, el Consejo favorece el principio de la organización de los planes de servicios por temas.

En los debates parlamentarios sobre el proyecto de ley relativo a la modernización de la difusión audiovisual y la televisión del futuro, el legislador afirmó su compromiso en pro de este principio, mencionando la necesidad de constituir “bloques coherentes y temáticos de cadenas”.

El Consejo considera que la organización de los planes de servicios por temas se ajusta al interés de los telespectadores, en la medida en que éstos eligen el programa que desean observar sobre todo con relación a un tipo de contenido, por ejemplo la información, el deporte o el cine.

Un temas reúne así cadenas que están en competencia para un mismo público. Una organización de los planes de servicios por temas, al facilitar el paso de los telespectadores de una cadena, permite a los editores presentando contenido similar suministrarse una competición honesta.

Por fin, el principio de la organización de los planes de servicios de los distribuidores por temas corresponde a una práctica habitual en muchos países.
 

III - Principios aplicables a la organización de los planes de servicios
 
En el marco de una organización de los planes de servicios por temas, varias dificultades prácticas vinculados a la numeración pueden plantearse en las relaciones entre los editores y los distribuidores.
 
Así pues, un desacuerdo puede resultar de una localización juzgada inadecuada de una cadena en un temas dado. Esta situación puede impedir a un editor entrevistar con a su público. Puede resultar de una falta de transparencia sobre los principios que el distribuidor aplica para elaborar su plan de servicios. Otro desacuerdo puede proceder de una clasificación juzgada no equitativo o discriminatorio de las cadenas en un temas. Puede también resultar de una falta de claridad en las normas que regulan esta clasificación.
 
Habida cuenta de estas dificultades, la presente deliberación precisa las disposiciones legales según tres ejes:
¿- Cómo definir los temas y pedirlos cómo?
¿- Cómo juzgar de la pertenencia de una cadena a un temas?
¿- Cómo pedir las cadenas en un temas?
 

A - Definición y orden de pago de los temas
 
Los distribuidores pueden definir libremente los temas de su plan de servicios.
 
No obstante, con el fin de garantizar el carácter homogéneo y transparente de la numeración, el distribuidor debe publicar la definición de los temas que componen su plan de servicios, principalmente respecto al formato de las cadenas que tienen vocación que figurar.
 
Puede inspirarse temas (2) definidos por el Consejo, en particular, en los balances de las cadenas publicados por éste. Puede crear un temas “cadenas locales”.
 
El distribuidor puede también crear un bloque específico consagrado a la promoción temporal de algunos servicios, en el marco de su estrategia comercial.
 
Toda modificación de la lista de los temas o de su definición debe ser objeto de una comunicación pública, por ejemplo por publicación en el sitio Internet del distribuidor, con un preaviso de un mes con el fin de garantizar el carácter transparente de la numeración y permitir a los editores formular sus posibles observaciones.

Creación de un “bloque TNT”
 
El legislador previo disposiciones particulares con el fin de garantizar la exposición de las cadenas de la televisión digital terrestre (TNT). El artículo 34-4 de la ley del 30 de septiembre de 1986 dispone: “Sin perjuicio de los artículos 34-1 y 34-2, todo distribuidor de servicios hace derecho, en condiciones equitativas, razonables y no discriminatorias, a las solicitudes de los editores de servicios de televisión que no recurre remuneración por parte de los usuarios y cuya difusión se autoriza de conformidad con lo dispuesto en los artículos 30 o 30-1 que tienden, por una parte, a permitir el acceso, para la recepción de sus servicios, a todo terminal utilizado por el distribuidor para la recepción de la oferta que comercializa y, por otra parte, a garantizar la presentación de sus servicios en las herramientas de referencia de esta oferta.”
 
Si la organización de los planes de servicios por temas corresponde al interés de los telespectadores, éstos pueden desear que las cadenas del TNT estén agrupadas en un bloque homogéneo. En efecto, para algunos de ellos, eso permitiría encontrar las cadenas tal como se presentan en la mayoría de las revistas de televisión. Otros, en particular, los que emigraron de la oferta del TNT a una oferta de televisión abonada que no utilizaba frecuencias asignadas por el Consejo, encontrarían la numeración que les era familiar.
 
En consecuencia, el Consejo considera deseable que el distribuidor establezca un “bloque temático TNT”, agrupando en una consecuencia homogénea las cadenas del TNT gratuita, presentes por otra parte en la oferta de servicios en el temas adaptado. En este bloque, el distribuidor debe respetar el orden de la numeración lógica definida por el Consejo. Este bloque debe ser fácilmente accesible al telespectador en el plan de servicios.
 

B - Determinación de la pertenencia de una cadena a un temas
 
Con el fin de garantizar el carácter homogéneo, equitativo y no discriminatorio de la numeración, el distribuidor debe estar en condiciones de comunicar previa petición al Consejo los motivos que le conducen a colocar una cadena en una de los temas definidos.
 
Estos motivos deben basarse en criterios objetivos y cuantificables respecto a la programación de la cadena o su convenio con el Consejo con el fin de asegurarse del respeto de las obligaciones colocadas en el artículo 3-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986.
 
En caso de desacuerdo entre los editores y los distribuidores, el Consejo puede ser agarrado sobre el fundamento de las disposiciones del artículo 17-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986 relativas a la solución de conflictos.
 
En un objetivo de transparencia y equidad de la numeración de los servicios, toda modificación de la pertenencia de una cadena a un temas debe ser comunicada por el distribuidor al editor con un preaviso de un mes, excepto acuerdo de las partes sobre un diferente plazo. El distribuidor debe comunicar los motivos que justifican este cambio de temas.
 

C - Orden de pago de las cadenas en los temas
 
Para garantizar el carácter homogéneo, equitativo y no discriminatorio de la numeración, el distribuidor debe comunicar los principios de orden de pago de los servicios en un temas.
 
Debe basarse en algunos criterios de orden de pago objetivos y comprobables, por ejemplo: 
- la anterioridad de empleo del número;
- la audiencia;
- el número lógico asignado por el Consejo al editor para la difusión en TNT;
- la lengua: así un distribuidor estaría autorizado para asignar a cadenas en lengua francesa o en una de las lenguas regionales los primeros números de un temas;
- la notoriedad, por ejemplo sobre el fundamento de estudios de opinión;
- el orden alfabético;
- el resultado de un sorteo;
- la categoría de público contemplada;
- la cuenca de difusión.
 
Estos criterios son clasificados por orden de prioridad de aplicación y, de acuerdo con el imperativo de homogeneidad enunciado al artículo 3-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986, deben aplicarse en las mismas condiciones en el conjunto de los temas.
 
Toda modificación de la numeración de una cadena en un temas debe ser comunicada por el distribuidor al editor con un preaviso de un mes, excepto acuerdo de las partes sobre un diferente plazo. El distribuidor debe comunicar los motivos que justifican este cambio de numeración.
 

D - Caso particular de la numeración de las cadenas públicas nacionales
 
La ley del 30 de septiembre de 1986 reparto de las competencias particulares en el Consejo en términos de realización por las cadenas públicas de sus misiones de servicio público (artículos 17-1 y 34).
 
El distribuidor debe garantizar a estas cadenas una exposición que les permite cumplir sus misiones de servicio público, en el temas al cual pertenecen.
 

IV - Disposiciones de aplicación de la deliberación
 
El distribuidor dispone de un plazo de tres meses a partir de la publicación de la presente deliberación al Boletín Oficial de la República Francesa para ajustarse.
 
A tal efecto, debe entregar al Consejo un “documento de referencia relativo a la numeración”, que expone los principios en los cuales funda su plan de servicios de acuerdo con la presente deliberación. Este documento contiene en particular:
- la lista pedida de los temas;
- la definición precisa de cada temas;
- los criterios de orden de pago de las cadenas en los temas.
 
Se publica en el sitio Internet del Consejo.
 
Toda modificación debe ser objeto de una comunicación de antemano al Consejo, con un preaviso de un mes.
 
Publicará la presente deliberación en el Boletín Oficial de la República Francesa.

Hecho en París, el 24 de julio de 2007,
Para el Consejo superior del sector audiovisual,
El Presidente,
Michel Boyon
 
(1) el artículo 11 del decreto n° 2005-1355 del 31 de octubre de 2005 fija este plazo en un mes.
(2) por ejemplo, cine, documental, música, generalista, servicio, ficción, deporte, juventud, información, confesional y comunitaria, y telecompra.
 
 

Anexo
 

Lo que está en juego de la numeración
 
En una oferta de televisión propuesta por un distribuidor, los servicios pueden ser accesibles de varias maneras: 
- por medio de un mosaico, entregado sobre un canal de la oferta, presentando simultáneamente imágenes reducidas del conjunto de los servicios de la oferta;
- con ayuda de una guía electrónica de los programas, aplicación interactiva que permite acceder a las cadenas según su temas o su programación, y eventualmente de efectuar investigaciones sobre estos elementos;
- directamente por un curso en el plan de servicios: el usuario puede o entender directamente el número del servicio, o acceder a los servicios inmediatamente adyacentes a la cadena que observa.
 
Parece que el acceso directo por la numeración constituye en Francia la vía de acceso privilegiada a los servicios de televisión. En eso, la situación francesa difiere, por ejemplo, de la del Reino Unido, donde el uso de la guía electrónica de los programas parece más extendido.
 
La cuestión de la numeración y la organización del plan de servicios de un distribuidor puede pues tener repercusiones importantes sobre la actividad de los distintos protagonistas, en quienes condiciona el acceso de los telespectadores a las ofertas de servicios de televisión.
 
Un primer análisis de lo que está en juego de los distintos protagonistas económicos revela intereses a veces divergentes:
- para el telespectador, lo que está en juego es, en particular, acceder a las cadenas de su elección con facilidad;
- para los editores, la numeración debe permitir encontrar al público más amplio posible y presentar un carácter de estabilidad; 
- para los distribuidores, la numeración debe contribuir a la estrategia comercial, permitiendo adaptar la oferta a las esperas de los suscriptores y maximizar la exposición de las cadenas afiliadas.
 
Por otra parte, varios aspectos de la numeración presentan un carácter complejo y son con miras a requerir una investigación profunda, en particular:
- las condiciones técnicas de aplicación de la numeración;
- el impacto de la numeración en la audiencia y la economía de una cadena;
- el lugar de la numeración en las relaciones entre editores y distribuidores;
- el impacto de la evolución de los métodos de acceso a los servicios en las ofertas abonadas.
 

1) Las dificultades técnicas de aplicación de la numeración
 
En TNT, la numeración de los servicios, dicha “numeración lógica”, debe figurar en la señal difundida. Este funcionamiento se describe, en particular, en los siguientes documentos de referencia:
- decreto del 24 de diciembre de 2001 modificado relativo a la televisión digital hertziana terrestre, fijando las características de las señales emitidas;
- decreto del 27 de diciembre de 2001 modificado relativo a las características de los equipamientos de recepción de los servicios difundidos por vía hertziana numérica terrestre;
- norma IEC/CENELEC 62216-1, en particular su apartado 9.4.4 relativo a los números de cadena lógicos.
 
En cambio, los sistemas técnicos de aplicación de la numeración no se conocen públicamente para las plataformas del cable y el satélite. Sin embargo, respecto a la información a disposición del Consejo, parece que el funcionamiento de estas plataformas sea similar. Este sistema ofrece una determinada flexibilidad en cuanto a la evolución de la numeración.
 
Así pues, la dificultad técnica principal para la numeración parece ser la capacidad material de los decodificadores. Por esta opinión, los parques de decodificadores de los distribuidores se caracterizan por la coexistencia de distintas generaciones de materiales, a las capacidades desiguales, así como por una determinada incertidumbre relativa a la renovación de las distintas generaciones.
 
Estas dificultades materiales podrían limitar las aplicaciones posibles de un plan de servicios y limitar, por ejemplo, las posibilidades de personalización de los planes de numeración por el usuario.
 

2) El impacto de la numeración en la economía de una cadena
 
La numeración reviste un carácter especialmente importante para las cadenas, en particular, por la importancia de sus repercusiones económicas.
 
Condiciona la exposición de una cadena para sus telespectadores potenciales. Más concretamente, algunas características podrían influir a la audiencia de una cadena:
- la localización en un temas que corresponde a la programación de la cadena, o, al contrario, en un temas inadecuado;
- la localización en las primeras decenas del plan de servicios;
- la “ergonomía” del número, es decir, su facilidad de introducción sobre un mando a distancia, así como su simplicidad para una posible memorización por el usuario;
- la proximidad de una cadena a fuerte audiencia;
- eventualmente, la presencia de servicios particulares a proximidad, como los mosaicos o los servicios de vídeo a la demanda que paran el curso del telespectador en el plan de servicios.

Por otra parte, la estabilidad de la numeración parece desempeñar un papel importante: una numeración estable permite al telespectador encontrar el servicio con más facilidad.

3) El lugar de la numeración en las relaciones entre editores y distribuidores
 
La numeración de una cadena sobre una plataforma es un elemento particular de la relación entre un editor y un distribuidor.
 
Respecto a la información a disposición del Consejo, todo indica que la numeración generalmente no se inscribe en los contratos de distribución. Según los distribuidores, no sería pues objeto de una negociación, ni de una remuneración por parte del editor. Del mismo modo, generalmente no estaría previsto preavisos en caso de cambio de numeración, que no tendría que ser objeto de una justificación.

4) El impacto de la evolución de los métodos de acceso a los servicios en las ofertas abonadas
 
El Consejo constata, en varios países europeos, en los Estados Unidos y Asia, el recurso cada vez más amplio a las guías electrónicas de los programas.
 
Así pues, el regulador británico, el OFCOM, tuvo que publicar un código de buena conducta relativo a las prácticas de los distribuidores sobre las guías electrónicas de los programas.
 
Por otra parte, la problemática de presentación de la oferta de un distribuidor sobre las distintas herramientas de referencia, como las guías electrónicas de los programas y los mosaicos, es similar a las que son colocadas por la organización del plan de servicios, y más concretamente de la numeración de las cadenas. Así pues, se clasifica generalmente a los servicios en un mosaico en función de su número en el plan de servicios y las guías electrónicas de los programas agrupan en general los servicios por temas.
 
Si la tendencia constatada en el extranjero debía generalizarse en Francia, los problemas planteados actualmente por la numeración podrían pues persistir sobre estos otros métodos de acceso.

Consulte la página del Diario Oficial.

En saber más