Translation with SYSTRAN Links
Las comunicaciones comerciales

El patrocinio

El objeto del patrocinio

El artículo 17 del decreto del 27 de marzo de 1992 califica de patrocinio “toda contribución de una empresa o de una persona jurídica pública o privada o de una persona física, no ejerciendo actividades de edición de servicios de televisión o medios de comunicación audiovisuales a la solicitud o de producción de obras audiovisuales, a la financiación de servicios de televisión o programas con el fin de promover su nombre, su marca, su imagen o sus actividades”.

Los telediarios y las emisiones de información política no pueden patrocinarse.

Se deriva de las disposiciones reglamentarias que solamente una emisión puede patrocinarse. Así pues, las rúbricas de una emisión no pueden patrocinarse, al igual que una parte de la rejilla de los programas. No obstante, el Consejo admite el patrocinio de los boletines tiempo en emisiones, con exclusión de los telediarios y las emisiones de información política.

Las emisiones televisadas no pueden ser patrocinadas por empresas que tienen por actividad principal la fabricación o la venta de bebidas alcohólicas o productos del tabaco.

Las condiciones del patrocinio

Identificación del padrino

El Consejo interviene regularmente ante los editores debido a la ausencia de una identificación clara del padrino. Esta definición debe tener lugar al principio o al final de la emisión y no puede hacerse sino por los medios previstos por el artículo 18-iii del decreto del 27 de marzo de 1992 modificado. Así pues, los productos del padrino no pueden presentarse durante un patrocinio.

Aparte de su presencia en los lo genérico de principio o final de emisión, la mención del padrino durante la emisión patrocinada y en los remolques en forma de un recordatorio de patrocinio, sólo es posible en la medida en que es específica y discreta, y se hace por los medios de definición enumerados por el decreto.

En las retransmisiones deportivas, el Consejo considera como específica una aparición cuya duración no excede cinco segundos y separada de otra aparición del padrino por un intervalo de al menos diez minutos. Para responder a la exigencia de discreción, la CSA acepta la incrustación, en una esquina o en borde de pantalla, del nombre del padrino o de sus otros medios de definición como su logotipo o sus marcas.

Carácter no publicitario del patrocinio

El objeto del patrocinio que es promover el nombre y la imagen de la empresa, debe ser libre de todo argumento publicitario.

Así pues, el Consejo interviene cuando el patrocinio implica lemas publicitarios o incita a la compra productos o servicios del padrino.

Patrocinio de las emisiones de juegos y ayuda

El patrocinio de las emisiones de juegos y ayuda puede acompañarse de la entrega como lotes de los productos o servicios del padrino a los participantes, a reserva no ser objeto de ninguna argumentación publicitaria.

La CSA precisó que en estas emisiones, los productos y servicios vueltos a poner como lotes no debían emanar que de sociedades que patrocinaban las emisiones. Pueden no obstante ofrecerse productos y servicios no procedente del padrino, a condición que ninguna marca se cite ni imaginada. Ninguna argumentación publicitaria ni incentivo a la compra deben acompañar la entrega de lotes.

Por otra parte, las emisiones de juegos y ayudas, o los módulos de ayuda juntada a una emisión deben ser identificables como tales, e implicar, en particular, un lo genérico de principio y final.

Ver también:

  El patrocinio a la radio

En saber más