Translation with SYSTRAN Links
La deontología de la información y los programas

Los ámbitos cubiertos por la deontología y las misiones del Consejo

La deontología del contenido audiovisual incluye siete grandes ámbitos identificados por el Consejo sobre la base de los textos legales y convencionales:  

El respeto de la dignidad humana

Garante del respeto de la dignidad humana, el Consejo intervino con el fin de prohibir la difusión de emisiones en que se bajaba a la persona a la fila de objeto. Los actos que humillan y que deterioran, la complacencia en la evocación del sufrimiento humano, el incumplimiento de los difuntos, el instrumentalisation del cuerpo humano están incluidas en el este ámbito.

La protección del orden público

Todo incentivo a comportamientos peligrosos, delincuentes o incívicos es obligado de sanción.

La sanidad pública es un componente del orden público. El Consejo tiene por misión de velar por el cumplimiento de las disposiciones del Código de la sanidad pública. Así adoptó en 2008 una deliberación que regulaba a la exposición de las drogas ilícitas, del tabaco y las bebidas alcóholicas. Toda imagen que incita al consumo de estos productos o que los valoriza está prohibida.

La lucha contra las discriminaciones

La ley de 1986 de prohibición más concretamente el incentivo al odio o a la violencia por razones de raza, sexo, costumbres, religión o nacionalidad. El Consejo intervino en sucesivas ocasiones ante servicios de radio y televisión para sancionar tales observaciones, o porque eran tenidos por los propios animadores, son porque emanaban de los auditores o telespectadores y que los animadores de la emisión no habían intervenido para parar o moderar estas observaciones.

En 2009, el Consejo publicó un informe sobre la lucha contra el racismo y el antisemitismo en los medios de comunicación audiovisuales en el cual describe su actividad en la materia y emite también propuestas para acentuar la acción de los medios de comunicación en favor de la lucha contra el racismo y el antisemitismo.

La honradez y la independencia de la información

Los editores en particular deben comprobar y dar la fuente de su información, demostrar honradez y rigor en su presentación y su tratamiento y evitar inducir a error al telespectador. Deben velar por que las emisiones de información que difunden estén realizadas en condiciones que garantizan la independencia de la información, en particular, respecto a los intereses económicos de sus accionistas.

El tratamiento de los asuntos judiciales

Los editores deben prestar una atención especial al respeto de la presunción de inocencia, al anonimato de los mineros delincuentes. Deben también velar por tratar estos asuntos con moderación, rigor, honradez y respetando el pluralismo desde las opiniones.

El respeto del derecho a la vida privada

El Consejo contribuye al respeto de los derechos de la persona relativos su vida privada, su imagen, su honor y su reputación, tal como son definidos por la ley y la jurisprudencia, lo que prohíbe, en particular, la injuria y la difamación. Cuando se agarra de denuncias de los interesados, el Consejo puede intervenir para proteger sus derechos personales.

 Se cruzó una etapa importante en el ámbito del respeto de los derechos a la imagen y al olvido de las personas implicadas en últimos asuntos judiciales en curso o gracias a la firma, el 2 de agosto de 2011, de un convenio de asociación entre el Presidente de la CSA y el Controlador general de los lugares de privación de libertad, garante de los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad.
Este acuerdo tiene por objeto facilitar el tratamiento de los expedientes y la colaboración en el marco de trabajos de interés común.

En saber más