Translation with SYSTRAN Links
La intensidad sonora de la televisión

Medir para controlar

¿Qué la intensidad sonora?

La intensidad sonora de la televisión (DT)

El sonido está constituido por una vibración del aire que ejerce una presión sobre la oreja interna del auditor. Se caracteriza por su amplitud y por su frecuencia. La intensidad total recibida por la oreja del auditor a un momento dado es pues la suma, sobre el conjunto de las frecuencias utilizadas, de los cuadrados de las amplitudes ponderados por el efecto de la frecuencia en cuestión sobre la oreja humana. El coeficiente aplicado a la intensidad en función de la frecuencia viene determinado por las características de la cabeza y la oreja humanas; para la escucha de la televisión, es descrito por la curva isosónica K (a veces también nombrada R2LB).

LKFS

El efecto sobre la oreja interna es acumulativo: la impresión de intensidad sonora no depende sino de la intensidad máxima recibida, sino sobre todo del cúmulo de la intensidad sobre la gama de tiempo en cuestión. Así la medida de los “picos” de la señal sonora, es decir, picos de intensidad, no da completamente cuenta de la sensación probada por el auditor: si es bien posible tener en cuenta diferencias de intensidad sonora en algunas decenas de milésimas, es necesario algunos segundos para apreciar la tendencia y experimentar un desconcierto. Ahora bien la función “volumen” del mando a distancia sólo regula el nivel de estos picos, lo que explica que a un mismo ajuste de la televisión pueda corresponder de las impresiones muy diferentes, según el espaciado de estos picos. Se llama “dinámico sonoro” el perfil de la señal sonora, según que las gamas de fuerte intensidad sean más o menos cercanas. Una señal que presenta una elevada dinámica es “más ventilada” y menos fatigante para la oreja.

Medir la intensidad sonora

En agosto de 2010, después de varios años de trabajos, el Grupo de Trabajo P/LOUD de la Unión Europea de radiotelevisión se puso de acuerdo sobre una recomendación de medida de la intensidad sonora que da cuenta de la impresión del auditor: se trata de la recomendación EBU - R128 que proporciona una medida de la intensidad en “LUFS” o Loudness Units Full Scale según un algoritmo preciso describe también en la recomendación ITU-R BS-1770-2 de la Unión internacional de las telecomunicaciones. La recomendación EBU-R128 fija, entre otras cosas, el valor de intensidad sonoro de todos los tipos de programas (ficciones, anuncios, autopromociones, programas en directo) al valor de -23 LUFS. Distintos boletines técnicos (EBU-Tech 3341, EBU-Tech 3342, EBU-Tech 3343, EBU-Tech3344) asociados a la recomendación EBU-R128 precisan la metodología y los parámetros técnicos que deben respetarse con el fin de alcanzar el valor -23 LUFS. 

Sobre cada canal (excepto el canal de las bajas frecuencias dice LFE), el algoritmo mide la intensidad, es decir suma sobre cada frecuencia los cuadrados de las amplitudes, ponderadas por el coeficiente de la curva K vinculado a la frecuencia en cuestión. Se añaden las intensidades de los distintos canales, ellas mismas ponderadas por un coeficiente que da cuenta del efecto del canal. Todo ello se acumula sobre la gama de tiempo elegida.

Realizada sobre distintas gamas de tiempo que deslizan, la operación proporciona varias medidas:

  • la intensidad momentánea corresponde a la intensidad percibida sobre una gama que desliza de 0,4 segundo; esta medida que es más con destino a los ingenieros de sonido en la etapa de mezcla de la pista audio,
  • la intensidad de corta duración corresponde a la intensidad percibida sobre una gama que desliza de 3 segundos;
  • la intensidad media corresponde a la intensidad percibida sobre la duración del programa entero (del principio a su final), retirando los silencios (es decir, las gamas de tiempo durante las cuales la intensidad es más baja significativamente que la media).