Translation with SYSTRAN Links

La definición de los servicios incluidos en la comunicación audiovisual

La definición de la comunicación audiovisual se basa pues, en parte, en la enumeración de los servicios que la componen. En efecto, agrupa los servicios de radio, los servicios de televisión y los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda. Por otra parte, un contenido que no podría observarse como de la radio o la televisión y que no estaría incluido en la comunicación al público en línea está vinculado también a la comunicación audiovisual. Sería por ejemplo el caso de una guía electrónica de programas, compuesta de contenido fijo que se pondría a disposición del público sin que el telespectador pueda elegir el momento en que procede al visionnage de estos programas.

La ley da una definición de lo que son los servicios de radio, televisión y Servicios audiovisuales de medios de comunicación a la demanda (SMAD). La televisión se define así como “ todo servicio de comunicación al público por vía electrónica destinado a ser recibido simultáneamente por el conjunto del público, o por una categoría de público y cuyo programa principal está formado por una consecuencia pedida de emisiones que implican imágenes y sonidos. ». La radio se define como “ todo servicio de comunicación al público por vía electrónica destinado a ser recibido simultáneamente por el conjunto del público, o por una categoría de público y cuyo programa principal está formado por una consecuencia pedida de emisiones que implican sonidos. ”. Para calificase de televisión o radio, el servicio que se pone a disposición del público debe ser compuesto de una rejilla de programas estructurados que son vistos u oídos de manera simultánea por los telespectadores y no en el momento elegido por estos últimos. Esta definición es válida cualquiera que sea la red de comunicaciones electrónicas donde el servicio está presente y esto, en nombre del principio de neutralidad tecnológico. Así pues, un servicio que no estaría presente que en Internet debe observarse como que pertenece a la televisión o a la radio si sus características corresponden a la definición de este servicio que figura en el artículo 2 de la ley del 30 de septiembre de 1986.

La necesidad, para ser en presencia de una cadena de televisión, de tener una rejilla de programas estructurada, vuelve de nuevo por ejemplo a excluir de la familia de la televisión algunos servicios, como la “red cámaras”. En efecto, en ese caso, no hay intervención editorial puesto que la cámara se limita a recoger imágenes para ponerlos a disposición del público.

De la misma forma, un sitio Internet compuesto de imágenes fijas o vídeos que pueden verse previa petición por el público no puede observarse como perteneciendo a la televisión, o incluso a la comunicación audiovisual. Se trata de la transmisión de contenido sobre demanda individual y el servicio está incluido entonces en la comunicación al público en línea.