Translation with SYSTRAN Links
Las obligaciones aplicables a los editores de SMAD

Las obligaciones en cuanto a comunicaciones comerciales

Las comunicaciones comerciales sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda son reguladas por las disposiciones del decreto n° 2010-1379 del 12 de noviembre de 2010.

Los artículos 14 a 18 del decreto extienden a los SMAD algunas normas del decreto del 27 de marzo de 1992 aplicables a la publicidad televisada, al patrocinio televisado y a la telecompra, y en particular:

  • la exigencia de veracidad, decencia y respeto de la dignidad humana, del crédito del Estado;
  • la no discriminación debido a la raza, al sexo o la nacionalidad, la ausencia de toda escena de violencia y todo incentivo a comportamientos perjudiciales a la salud, a la seguridad de las personas y bienes o a la protección del medio ambiente;
  • la ausencia de todo elemento con miras a chocar las convicciones religiosas, filosóficas o políticas de los telespectadores;
  • el respeto de los intereses de los consumidores;
  • la prohibición de las alegaciones, indicaciones o presentaciones falsas o con miras a inducir a error los consumidores;
  • la ausencia de perjuicio moral o físico a los mineros;
  • la prohibición de la publicidad clandestina, de las técnicas subconscientes; la prohibición del recurso a personas que presentan regularmente los telediarios y las revistas de información general;
  • el empleo de la lengua francesa;
  • la prohibición de la interrupción de los telediarios, de las revistas de información general, de las emisiones religiosas y emisiones para niños cuya duración es inferior a treinta minutos y la prohibición de la interrupción de los servicios religiosos.

Normas particulares al patrocinio sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda

S' agissant du patrocinio, el decreto del 12 de noviembre de 2010 coloca una serie de normas sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda:

  • Se define como “ toda contribución de una empresa o de una persona jurídica pública o privada o de una persona física, no ejerciendo actividades de edición de servicios de televisión o medios de comunicación audiovisuales a la solicitud o de producción de obras audiovisuales, a la financiación de servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda o programas, con el fin de promover su nombre, su marca, su imagen, sus actividades o sus productos” .
  • el contenido de las emisiones patrocinadas no puede, nunca, ser influido sobre por el padrino en condiciones susceptibles de afectar a la responsabilidad y a la independencia editorial del editor del servicio;
  • los programas patrocinados no deben incitar directamente a la compra o al alquiler de productos o servicios, en particular, haciendo referencias promocionales específicas a estos productos o servicios;
  • el patrocinio debe ser definido claramente como tal por el nombre, el logotipo u otro símbolo del padrino, por ejemplo por medio de una referencia a sus productos o servicios o de una señal distintiva, de una manera adaptada al programa al principio, al final o durante éste.

Se extienden también algunas disposiciones por las que se encuadra el patrocinio de las emisiones televisadas a los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda:

  • los programas no pueden ser patrocinados por empresas que tienen por actividad principal la fabricación o la venta de bebidas alcohólicas o productos del tabaco;
  • las empresas que tienen, en particular, por actividad la fabricación o la venta de medicamentos o el suministro de tratamientos médicos no pueden patrocinar programas sino para promover su nombre o su imagen;
  • los telediarios y los programas de información política no pueden patrocinarse.

Normas particulares a la telecompra sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda

En cuanto a telecompra, el decreto del 12 de noviembre de 2010 extiende a los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda algunas normas colocadas por el decreto 27 de marzo de 1992:

  • las emisiones de telecompra se anuncian claramente como tales;
  • la presentación de los bienes o servicios ofrecidos a la venta debe concebirse en cumplimiento de los intereses de los consumidores y no debe implicar alegaciones o de indicaciones falsas o con miras a inducir a error al público. Las condiciones de pedido no deben implicar ninguna ambigüedad en cuanto a los compromisos suscritos;
  • las emisiones de telecompra no hacen producir de mineros de dieciséis años.

Ver también:

Las comunicaciones comerciales a la televisión

Las comunicaciones comerciales a la radio

En saber más