Translation with SYSTRAN Links

Dictamen de la CSA sobre un proyecto de decreto relativo a los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda

Fecha de publicación: jueves 7 de octubre de 2010


Dictamen n° 2010-22 del 27 de septiembre de 2010 sobre un proyecto de decreto

relativo a los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda

Se agarró al Consejo superior del sector audiovisual para dictamen por el Gobierno, en aplicación de los artículos 9,27 y 33-2 de la ley n° 86-1067 del 30 de septiembre de 1986 modificado relativos a la libertad de comunicación, de un proyecto de decreto fijando el régimen aplicable a los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda (SMAD). Después de haber deliberado en Pleno el 27 de septiembre de 2010, emite el dictamen siguiente.

De acuerdo con las disposiciones de la Directiva 2007/65/CE del 11 de diciembre de 2007 transpuestas en los artículos 33 y 33-2 de la ley del 30 de septiembre de 1986 por la ley n° 2009-258 del 5 de marzo de 2009, el proyecto de decreto tiene por objeto crear un régimen específico a los SMAD se tiene yacente del apoyo a la producción y la promoción de las obras europeas y de expresión original francesa, con el fin de favorecer la diversidad cultural. Define también el marco reglamentario de las comunicaciones comerciales sobre estos nuevos servicios y modifica el que es aplicable a los servicios de televisión.

En su contribución a la reflexión sobre la transposición de la Directiva, adoptada en Pleno el 15 de abril de 2008, el Consejo había indicado que, tratándose de las normas relativas a la promoción de las obras europeas sobre los SMAD, dos riesgos podían resultar de obligaciones que serían excesivas:
por una parte, el riesgo de deslocalización de los servicios, especialmente fácil para servicios en línea, y, por otra parte, el riesgo de atar la innovación y la difusión de nuevos formatos que corresponden a las esperas de los telespectadores e internautas. Esta es la razón por la que la CSA considera que tales obligaciones sólo deberían adoptarse con prudencia, de manera progresiva, siguiendo la evolución de estos servicios y teniendo en cuenta sus características. ». Este análisis es todavía de actualidad.

El Consejo considera así que los objetivos de promoción de la diversidad cultural y desarrollo de la oferta legal dependen de sobra, para su realización, de la viabilidad económica de los SMAD nacionales, cuya reglamentación debe favorecer el desarrollo y la competitividad con el fin de establecer un “círculo virtuoso” para la promoción de las obras nacionales y europeas. En el espíritu del considerando 58 de la Directiva según el cual los SMAD deben beneficiarse de normas más ligeras que los que están previstos para los servicios lineales, el Consejo destaca la necesidad de tener en cuenta el nuevo carácter de estos servicios, cuya rentabilidad sigue siendo frágil, y las dificultades económicas en las cuales se ejerce su actividad (competencia frontal de servicios transnacionales, tipo de IVA superior al que es aplicable a los servicios de televisión, debilidad de las ayudas y del acceso al fondo de apoyo, dificultades de acceso a los derechos, etc).

El equilibrio económico de los nuevos servicios condiciona no sólo el apoyo efectivo a la producción de obras audiovisuales y cinematográficas europeas y de expresión original francesa, sino también al desarrollo de una oferta legal atractiva. El Consejo desea pues que sean favorecidas todas las medidas que pueden fomentar el desarrollo de una oferta legal rica y diversificada.

La eficacia de este dispositivo supone por fin de establecer normas operativas en cuanto a su aplicación y a su control.

Ahora bien el Consejo considera que el proyecto de decreto, aunque muy sensiblemente mejórase con relación a versiones previas que se le habían comunicado, impone obligaciones excesivas a los SMAD. En particular, el elevado nivel de los tipos de contribución financiera y su ausencia de progresividad corren el riesgo de obstaculizar mucho el desarrollo de los servicios en Francia y de penalizarlos ante la competencia de servicios extranjeros que no se somete a normas tan vinculantes. Esta situación puede también fomentar la deslocalización fuera de Francia.

Esta preocupación de realismo económica conduce al Consejo a emitir un dictamen desfavorable en estas condiciones del texto que se le presenta y a formular, para responder a las preocupaciones enunciadas más arriba, las propuestas siguientes.

I/ Propuestas relativas a las obligaciones de contribución al desarrollo de la producción de obras audiovisuales y cinematográficas europeas y de expresión original francesa

La introducción de un principio de reconsideración
Además del contexto económico mencionado anteriormente, el Consejo llama la atención del Gobierno sobre las incertidumbres que existen en cuatro ámbitos:
- la disponibilidad de los derechos, de los que depende de sobra lo tiene ttractivité de las ofertas;
- los niveles de consumo de estas obras por el público;
- la posible evolución de las ayudas asignadas a los SMAD gracias a los fondos de apoyo;
- la cronología de los medios de comunicación.
El Consejo observa sobre este último punto que los porcentajes del 26% y del 21% sólo se aplicarán a reserva de una evolución de la cronología de los medios de comunicación que deberá ser definida por acuerdos profesionales en las condiciones fijadas por el código del cine y la imagen animada.

Así pues, parece imperativo de reexaminar a medio plazo el dispositivo establecido por el proyecto de decreto, de acuerdo con la Directiva que incita a una evaluación periódica disposiciones relativas a la promoción de las obras europeas para los servicios de medios de comunicación audiovisuales. Esta reconsideración podría producir 18 meses (o a más tardar 24 meses) después de la entrada en vigor del dispositivo y centrarse en el límite máximo elegido, los niveles de contribución financiera, la distinción entre SMAD por suscripción y otros SMAD. Este período permitirá también observar, por una parte, la competencia real ejercida sobre los servicios de televisión y, por otra parte, el desarrollo de los SMAD hertzianos y no hertzianos con el fin de apreciar la pertinencia de u posible distinción en cuanto a su régimen de contribución. Por fin, esta reconsideración permitirá evaluar el impacto competitivo de los SMAD transnacionales en los SMAD establecidos en Francia.

El Consejo llama de sus deseos la celebración, durante este plazo, de acuerdos profesionales estableciendo las modalidades de puesta a disposición de las obras sobre los SMAD, en particular, la duración de los derechos de explotación, la remuneración de los beneficiarios, las medidas por las que se permite la conciliación entre el respeto del derecho moral de los autores y las interrupciones publicitarias de las obras. Por fin, invita a las autoridades públicas a establecer un marco económico adaptado al desarrollo de estos servicios, reforzando los mecanismos de apoyo a su desarrollo.

La instauración de una progresividad anual de las obligaciones de contribución
La fijación de un límite máximo de desencadenamiento de la obligación de contribución financiera para los SMAD fuera de la televisión de recuperación permite tener en cuenta el reciente carácter y la fragilidad económica de estos servicios. Sin embargo, el Consejo considera que la consideración de la novedad de los SMAD implica también una progresividad anual de los tipos de contribución en cuanto el servicio supera el límite máximo de tiene ssujettissement de 10 millones de euros de volumen de negocios anual neto, para que no alcancen el tipo de contribución previsto hasta después cinco años, con una progresión el para - cientos al año.

El carácter no exclusivo del mercado de los SMAD
La instauración de exclusividades puede conducir a la fragmentación de la oferta legal y a una pérdida de su poder de atracción. El Consejo recomienda no favorecer el tiene cquisition de derechos exclusivos por la prefinanciación de las obras, con el fin de favorecer su más amplia exposición y su circulación. Pide la supresión del último párrafo del artículo 7 que impone a los editores de SMAD por suscripción cuya cifra de a ffaires anual neto sea superior a 50 millones de euros una obligación de pago adelantado que representa un 25% de los gastos. Sugiere también, tratándose de los criterios de la producción independiente definidos en el artículo 8, el descenso de la duración máxima de e xploitation de los derechos adquiridos con carácter exclusivo, fijado en 18 meses.

El aclaración de la base de la contribución
Es necesario definir más concretamente el volumen de negocios anual sobre la base del cual se calcula la contribución de los servicios, haciendo referencia a la cifra de a ffaires del servicio y no del editor, con el fin de aclarar toda ambigüedad sobre el caso, en particular, del editor que tiene a varios servicios algunos de los cuales no constituirían, total o parcialmente, de los SMAD.

El aclaración de los gastos tenidos en cuenta
El Consejo es favorable a las disposiciones que permiten la consideración, con cargo a los gastos contribuyendo al desarrollo de la producción de obras cinematográficas y audiovisuales, de las compras de derechos de explotación que incluirán principalmente las transferencias a los beneficiarios. Con un deseo de claridad y alineación sobre el régimen convencional de los servicios de pago a la sesión, parece sin embargo necesario que el decreto contenga una disposición que especifica que las compras de derechos contempladas al 4° del artículo 7 pueden incluir, además de los minimas garantizados, las sumas pagadas a los beneficiarios en función del número de cobros a distancia o visualizaciones.

La televisión de recuperación
El Consejo considera que es pertinente establecer un régimen de contribución específico a los SMAD habida cuenta de su vínculo con uno o más servicios lineales. Propone mientras que el proyecto de decreto defina el concepto de televisión de recuperación tal como se propone adjunto.

La certificación de las cuentas
El Consejo pide que el decreto imponga a los editores cuyo volumen de negocios anual neto es superior a 10 millones de euros, producir anualmente una contabilidad analítica certificada por un experto contable o un interventor de cuentas, para determinar el volumen de negocios anual neto de cada servicio en función de su naturaleza (televisión de recuperación o vídeo a la demanda), de su método de comercialización (por suscripción u otro), los programas propuestos (obras audiovisuales o cinematográficas, “no obras”) y su consumo por el público.

El decreto debería también prever que, a petición expresa del Consejo y cuando éste deseara garantizar que no se somete a un servicio a la contribución financiera, esta declaración puede pedirse a los editores de servicios cuyo volumen de negocios anual neto es inferior a 10 millones de e uros.

II Propuestas relativas a las disposiciones que permiten garantizar la oferta y garantizar el desarrollo efectivo de las obras cinematográficas y audiovisuales europeas y de e xpression original francés

Retener obligaciones cuantitativas para responder al objetivo legal “ de garantizar la oferta y de garantizar el desarrollo efectivo de las obras cinematográficas y audiovisuales, europeas y de expresión original francesa ” implica dificultades de aplicación para los editores y de control para el Consejo. Éste sugiere que, si obligaciones cuantitativas debían retenerse, sean hechas.

Las obligaciones que permiten garantizar la oferta
La obligación para todos los editores de dedicar, en el número total de las obras cinematográficas y audiovisuales en catálogo, un 60% de éste a obras europeas y un 40% a obras de expresión original francesa podría justificar una progresividad en función de la cifra de a ffaires del servicio. Estas proporciones podrían mantenerse para los únicos servicios cuyo volumen de negocios anual neto es al menos igual a 10 millones de euros y reducirse al 50% de obras europeas y 35% de obras de expresión original francesa para los servicios que no alcanzan este límite máximo.

Además el Consejo destaca que el proyecto de decreto no precisa la periodicidad de la valoración del respeto de esta obligación. Propone que el texto especifica que esta obligación debe respetarse en cualquier momento.

Las obligaciones de desarrollo
El proyecto de decreto preve que los editores reserven sobre su página de inicio una proporción mayoritaria ésta a obras europeas y de expresión original francesa por la mención del título, la exposición de visuales o la puesta a disposición de remolques. El Consejo destaca las dificultades de aplicación y control que plantearía tal obligación debido a su carácter continuo y el e xistence de páginas de inicio personalizadas. Pide que el proyecto esté modificado en que preve que los editores de SMAD reserven una parte “sustancial” de su página de a ccueil a estas obras, fórmula permitiendo una aplicación y una valoración más flexible.

III/Propuestas relativas a las comunicaciones comerciales

El Consejo es favorable a las flexibilidades previstas sobre los SMAD (en particular, la ausencia de normas de volumen publicitario y la supresión de la mayoría de las normas de inserción de la publicidad), a reserva preservar los intereses del consumidor por el I dentification de las comunicaciones comerciales y mantener una separación clara entre estos últimos y los programas.

Desea que la reconsideración prevista en el I del presente dictamen se refiera también a las disposiciones relativas a las comunicaciones comerciales con el fin de evaluar el impacto de las nuevas normas.

La definición de las comunicaciones comerciales
Para una protección satisfactoria de los consumidores, el principio de definición de todas las comunicaciones comerciales debe recordarse. Así pues, el Consejo lamenta que el principio de definición de la publicidad, previsto en los artículos 43 de la ley del 30 de septiembre de 1986 y 14 del decreto del 27 de marzo de 1992, no se recuerde en el proyecto, tratándose de los SMAD.

Del mismo modo, el decreto debería precisar que toda oferta de telecompra, que se siente o no en una emisión consagrada a la telecompra, debe anunciarse claramente.

S' agissant du patrocinio, se propone que la identificación del padrino se haga “ de una manera adaptada al programa al principio de éste”.

Las observaciones específicas al patrocinio
El Consejo preconiza que los mismos medios de I dentification del padrino estén utilizados para los servicios de televisión y los SMAD.

Tratándose de la referencia a los productos y servicios del padrino, desea, en un objetivo de protección del consumidor, el mantenimiento de la exclusión de la presentación del propio producto o de su acondicionamiento, a efectos de identificación del padrino, como eso se fija para los servicios de televisión.

Tratándose de la modificación del decreto del 27 de marzo de 1992 aplicable, en particular, a los servicios de televisión, el Consejo se I nterroge sobre las disposiciones de aplicación del patrocinio de un servicio de televisión, previsto por el proyecto de decreto.

El aclaración de las disposiciones relativas a la propaganda en favor de las bebidas alcóholicas
El proyecto de decreto debería reanudar el principio de la prohibición de la publicidad en favor de las bebidas que incluyen más de 1,2 grado de alcohol, decretado en el artículo 8 del decreto del 27 de marzo de 1992. Se preconiza que pues el decreto prevea la aplicación del primer guión de este artículo.

El Consejo destaca que las medidas adoptadas serán de una importancia determinante para dibujar la fisionomía del mercado que nacerá SMAD: las cuotas de mercado adquiridas en la fase inicial podrían en efecto estructurar la oferta para numerosos años. Es pues primordial que los protagonistas nacionales puedan luchar a armas iguales con todos sus competidores extranjeros.

Para la aplicación de las observaciones que preceden, el Consejo propone las adiciones y modificaciones editoriales mencionadas adjunto.
 
Hecho en París, el 27 de septiembre de 2010.

Para el Consejo superior del sector audiovisual:
El Presidente,
Michel Boyon
 

Consulte el Anexo del dictamen (PDF en cumbre de página) 

Consulte la página del Diario Oficial

En saber más