Translation with SYSTRAN Links

Deliberación del 20 de diciembre de 2011 relativa a la protección joven del público, a la deontología y a la accesibilidad de los programas sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda

Fecha de publicación: viernes 30 de diciembre de 2011


Deliberación del 20 de diciembre de 2011 relativa a la protección joven del público, a la deontología y a la accesibilidad de los programas sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda

 El Consejo superior del sector audiovisual,

Vista la Directiva 2010/13/UE del Parlamento Europeo y el Consejo del 10 de marzo de 2010 sobre coordinación de algunas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados l$miembros relativas al suministro de servicios de medios de comunicación audiovisuales, en particular, su artículo 12;
Vista la Directiva 98/34/CE del Parlamento Europeo y el Consejo del 22 de junio de 1998 que preve un procedimiento de información en el ámbito de las normas y reglamentaciones técnicas y de las normas relativas a los servicios de la sociedad de la información, modificada por la Directiva 98/48/CE del 20 de julio de 1998;
Vista la ley n°86-1067 del 30 de septiembre de 1986 modificado relativo a la libertad de comunicación, en particular, sus artículos 1, 3-1 y 15;

Después de haber deliberado,

Decida:

El artículo 12 de la Directiva 2010/13/UE del Parlamento Europeo y el Consejo del 10 de marzo de 2010, dicho Directiva “Servicios de medios de comunicación audiovisuales”, impone la aplicación medidas convenientes para que “los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda (…) quiénes podrían perjudicar seriamente a la expansión física, mental o moral de los mineros no se ponen a disposición del público que en tales condiciones que los mineros no puedan oír o normalmente ver estos servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda. »

De acuerdo con las disposiciones de los artículos 1, 3-1 y 15 de la ley del 30 de septiembre de 1986 relativa a la libertad de comunicación, el Consejo superior del sector audiovisual tiene, en particular, la responsabilidad de garantizar esta libertad dentro de los límites requeridos por la protección del orden público, el respeto de la dignidad humana, la lucha contra las discriminaciones y la protección de la infancia y la adolescencia sobre el conjunto de los servicios de comunicación audiovisual, que incluyen los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda (SMAD).

La ley encarga al Consejo de proteger al joven público de los programas susceptibles de dañar a su expansión física, mental o moral. En particular, su artículo 15 le impone velar por la aplicación de todo medio adaptado a la naturaleza de los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda.

El desarrollo de un método de consumo que ofrece a los telespectadores una gran libertad de elección aumenta la exposición potencial del joven público al contenido susceptible de chocar la sensibilidad de éste. Así el Consejo es conduce a decretar normas específicas para los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda.

El Consejo velará por que los servicios que son competencia de Francia se somete a su reglamento, para garantizar una competencia honesta entre los distintos servicios en beneficio de los telespectadores.

I. – ÁMBITO DE APLICACIÓN

La presente deliberación es aplicable a los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda definidos en el artículo 2 de la ley del 30 de septiembre de 1986, establecidos en Francia según los criterios previstos en los artículos 43-3 y 43-5 de esta ley, o considerados sujetos a las normas aplicables a los servicios establecidos en Francia con arreglo al artículo 43-10.

Sus disposiciones se aplican también a los distribuidores de servicios establecidos en Francia que ponen a disposición del público uno de los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda mencionados al párrafo anterior. Se consideran como distribuidores, en aplicación del artículo 2-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986, las personas que establecen relaciones contractuales con editores o con otros distribuidores de servicios con el fin de constituir una oferta de servicios de comunicación audiovisual apuesta a la disposición del público por una red de comunicaciones electrónicas.

II. – PROTECCIÓN DE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA

Los programas se clasifican según cinco grados de aceptabilidad respecto al imperativo de protección de la infancia y la adolescencia:
- categoría I (ninguna descripción): programas que se dirigen a todos los públicos;
- categoría II (pictograma redondo de color blanco con la incrustación -10 en negro): programas por los que se implican algunas escenas susceptibles de chocar los mineros de 10 años;
- categoría III (pictograma redondo de color blanco con la incrustación -12 en negro): obras cinematográficas prohibidas a los mineros de 12 años, y programas pudiendo perturbar los mineros de 12 años, en particular, cuando recurren de manera sistemática y repetida a la violencia física o psicológica;
- categoría IV (pictograma redondo de color blanco con la incrustación -16 en negro): obras cinematográficas prohibidas a los mineros de 16 años, y programas de carácter erótico o de gran violencia susceptibles de perjudicar a la expansión física, mental o moral de los mineros de 16 años;
- categoría V (pictograma redondo de color blanco con la incrustación -18 en negro): obras cinematográficas prohibidas a los mineros de 18 años, y programas pornográficos o de enorme violencia reservados a un público adulto informado y susceptibles de perjudicar a la expansión física, mental o moral de los mineros de 18 años.

A. – Clasificación de los programas

El editor aplica la clasificación de los programas mencionada más arriba. Aplica la descripción correspondiente según las modalidades definidas en el B.

La clasificación asignada a las obras cinematográficas para una proyección en salas puede servir de indicación para una puesta a disposición sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda. Corresponde sin embargo al editor comprobar que puede transponerse sin daño para esta puesta a disposición y, cuando proceda, de reforzarla.

Estas disposiciones no exoneran al editor del cumplimiento de las disposiciones del decreto n°90-174 del 23 de febrero de 1990 relativo a la clasificación de las obras cinematográficas.

El Consejo favorece la coordinación entre los editores con el fin de armonizar las clasificaciones puestas sobre los programas que ponen a disposición del público sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda, con el fin de hacer beneficiar al conjunto de los telespectadores de un nivel equivalente de protección e información, necesaria para el ejercicio encendido de su libertad de elección.

B. – Descripción

La descripción incluye el pictograma mencionado más arriba, la mención “desaconsejado menos a los… años” o, cuando proceda, la mención acompañando el visado de explotación de la obra cinematográfica en su atribución por el Ministro encargado de la cultura.

El pictograma debe ponerse en conocimiento del público a cada mención del programa, en particular, sobre las imágenes y las descripciones del catálogo, así como en los extractos y anuncios. La descripción aparece en los remolques.

En el visionnage del programa, la descripción está también presente según las siguientes modalidades, a la elección del editor:

- o el pictograma está presente antes del principio del programa, durante una duración mínima de cinco segundos, sobre el conjunto de la pantalla de visionnage (1), acompañado de la mención escrita “desaconsejado menos a los… años” o, cuando proceda, de la mención acompañando el visado de explotación de la obra cinematográfica en su atribución por el Ministro encargado de la cultura;

- o sea el pictograma está presente durante toda la duración del programa, abajo a la derecha sobre la pantalla de visionnage. Las menciones antes citadas acompañan el pictograma al principio del programa durante una duración mínima de unos minutos.

Los elementos que constituyen la descripción se presentan de manera legible.

C. – Condiciones de puesta a disposición de los programas de categoría I a IV

El editor de un servicio de medios de comunicación audiovisuales a la demanda que propone, en particular, programas “todo públicos”, arregla en su catálogo un “espacio de confianza” que ofrece a la familia y al joven público un conjunto constituido solamente de programas “todos los públicos”, libre de extractos, de remolques de programas y anuncios para contenido o servicios que son objeto de restricciones a los menores.

El editor se abstiene promover de manera excesiva los programas que no se adaptan a la sensibilidad de todos los públicos.

Las imágenes, descripciones, extractos, remolques y anuncios de los programas de categoría I a IV no deben chocar la sensibilidad del joven público.

Cuando no se ponen a disposición del público en calidad de pago, los programas de categoría IV son accesibles solamente entre 22 horas 30 y las 5 de la mañana.

El Consejo anima los editores y distribuidores de servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda a promover los dispositivos técnicos que permiten limitar el acceso de los mineros a los programas en función de su edad y la clasificación de los programas.

D. – Condiciones de puesta a disposición de los programas de categoría V

1. Comercialización
Los programas de categoría V son comercializados exclusivamente en el marco de ofertas abonadas, por suscripción o al acto.
Las ofertas por las que se implican programas de categoría V no se proponen en condiciones comerciales más ventajosas que las ofertas que no implican estos programas.

2. Organización del servicio
Los programas de categoría V se aíslan en un espacio reservado, así como las imágenes, descripciones, extractos, remolques y anuncios para estos programas.

3. Acceso a los programas
La página de inicio del espacio reservado a los programas de categoría V implica una advertencia dirigida al usuario. Menciona la descripción de los programas propuestos. Recuerda la nocividad de estos programas para los mineros y las sanciones penales a las cuales se expone toda persona que permitiría a mineros ver u oír tales programas (artículo 227-22 del código penal).
Por derogación al B del artículo II, la descripción puede indicarse solamente sobre la página de inicio del espacio reservado.

4. Medidas técnicas de bloqueo
a) El espacio reservado a los programas de categoría V es permanentemente objeto de un bloqueo específico, activo a partir de la primera utilización del servicio.
b) Este bloqueo está constituido por un código personal que incluye al menos cuatro cifras (a excepción de una consecuencia de ceros), no visibles a la pantalla, y se bloquea después de cinco tentativas estéril.
c) A partir de la entrada en vigor de estas disposiciones, todo usuario de un servicio de medios de comunicación audiovisuales a la demanda debe, para acceder a los programas de categoría V, utilizar este código personal y haberlo configurado según las siguientes modalidades:
– cuando el usuario es un suscriptor (2), debe volverse en el espacio de gestión de su suscripción, accesible gracias a un código de gestión. Cuando no es un suscriptor (3), debe informar a un identificador de pago (por ejemplo, coordinadas de tarjeta bancaria, identificador de pago electrónico);
– el usuario declara sobre el honor ser principal, luego crea su código personal. Un mensaje aparece entonces a la pantalla para anunciarle el envío de una información que confirma la creación del código personal;
– un mensaje va dirigido al usuario por un medio conveniente (courriel, correo, SMS, llamada telefónica etc) (4) para confirmarle la configuración del código personal. Este mensaje el informa de manera precisa de la utilidad y el funcionamiento del dispositivo de bloqueo.
Mientras el usuario no configuró el código personal, el acceso a los programas de categoría V no debe ser posible.
d) El código personal se destina exclusivamente al acceso a los programas de categoría V. él puede ser el mismo que el que se aplica por los distribuidores en el marco de la obligación prevista en el B del II de la recomendación n° 2004-7 del 15 de diciembre de 2004 y la recomendación n° 2005-6 del 26 de julio de 2005 aplicable en las colectividades de ultramar, a condición de cumplir el procedimiento descrito al c).
e) El acceso a los programas de categoría V debe cerrarse de nuevo a cada tentativa de acceso al espacio reservado a estos programas.
f) El usuario no puede desactivar el sistema de bloqueo.

5. Información de los usuarios
El editor y el distribuidor de servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda que implica programas de categoría V ponen en conocimiento de los usuarios la existencia y el funcionamiento del dispositivo de bloqueo en sus distintos vectores de comunicación. Esta información está disponible permanentemente, y se recuerda regularmente su utilidad.
 
6. Elección del usuario de no recibir programas de categoría V
El Consejo incita los editores y distribuidores de servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda que propone programas de categoría V a desarrollar dispositivos técnicos que permiten al usuario elegir en cualquier momento no recibir este contenido.

E. – Sensibilización al dispositivo de protección joven del público

Se difunde una campaña anual de información y sensibilización del público sobre el dispositivo de protección de la infancia y la adolescencia sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda según modalidades fijadas por el Consejo superior del sector audiovisual.

 III. – DEONTOLOGÍA DE LOS PROGRAMAS

En cumplimiento de los principios constitucionales de libertad de expresión y comunicación y de libertad editorial, el editor de un servicio de medios de comunicación audiovisuales a la demanda vela por el respeto de los principios enunciados a continuación.

Para la aplicación del conjunto de estas disposiciones, el Consejo superior del sector audiovisual tiene en cuenta como el programa en su valoración.
 
A. – Dignidad humana

Los programas puestos a disposición del público sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda no deben afectar a la dignidad humana tal como es definida por la ley y la jurisprudencia. No puede derogarse a este principio por convenios particulares, aunque la persona interesada expresa un consentimiento.

Está prohibido, en particular, poner a disposición del público programas que se consagran a la representación de violencias o perversiones sexuales, deteriorando para la persona humana o conduciendo a su depreciación. Lo mismo ocurre programas de carácter pornográfico que ponen en escena personas menores así como programas de extrema violencia o violencia gratuita.

En los programas, en particular, de juego y entretenimiento, implicando la captación casi permanente y sobre una larga duración de los hechos, de los gestos y observaciones de personas aisladas, el principio del respeto de la dignidad humana requiere, a pesar del consentimiento expresado por los participantes, que estos últimos disponen de fases diarias de respiro de una duración significativa que no da lugar a ninguna captación sonora o visual, y, de manera permanente, de un lugar en que no se someten a la observación del público. Razones de seguridad pueden justificar un seguimiento permanente de los participantes por la empresa de producción, pero sin puesta a disposición público de los registros correspondientes. Los participantes a estos programas deben ser informados claramente del conjunto de estas medidas.

En estos programas, el espíritu de exclusión no debe ponerse delante de manera excesiva.

B. – Protección del orden público

Los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda deben respetar el orden público.

Los programas puestos a disposición del público no deben incitar a prácticas o a comportamientos peligrosos, delincuentes o incívicos.

C. – Lucha contra las discriminaciones

Los programas puestos a disposición del público sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda no deben implicar ningún incentivo al odio o a la violencia respecto a una persona o a un grupo de personas debido a su origen, su pertenencia o su no pertenencia a una etnia, una nación, una raza o una religión determinada o debido a su sexo, su orientación sexual o su desventaja, de acuerdo con las disposiciones legales relativas a la libertad de la prensa.

D. – Honradez de los programas

La exigencia de honradez se aplica al conjunto de los programas puestos a disposición del público sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda. El editor comprueba la pertinencia y las fuentes de la información. Dentro de lo que cabe, indica el origen y presenta la información dudosa al condicional.

E. – Respeto de los derechos de la persona

El editor vela por el cumplimiento de las disposiciones civiles y penales relativas a los derechos de la persona, refiriéndose, en particular, al respeto de la presunción de inocencia, el secreto de la vida privada, el derecho a la imagen, al honor y a la reputación de las personas, así como la obligación de garantizar, en algunos casos, el anonimato de los mineros.

IV. – ACCESIBILIDAD DE LOS PROGRAMAS A LAS PERSONAS QUE SUFREN DE DEFICIENCIAS VISUALES O AUDITIVAS

El artículo 7 de la Directiva del 10 de marzo de 2010 fomenta el desarrollo de la accesibilidad de los servicios de medios de comunicación audiovisuales a las personas que sufren de deficiencias visuales o auditivas.

El Consejo recomienda a los editores y distribuidores de servicios volver los programas accesible a las personas sordas, malentendantes, ciegos o ciegas.

V. – DISPOSICIONES ESPECÍFICAS A LOS DEPARTAMENTOS Y COLECTIVIDADES DE ULTRAMAR

Los editores y distribuidores de servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda velan por que la puesta a disposición de los programas de categoría IV en los departamentos y las colectividades de ultramar cumpla las condiciones de horarios definidas en los C del II de la presente deliberación.

VI. – DISTINTAS DISPOSICIONES, TRANSITORIAS Y FINALES

Se adoptó la presente deliberación de acuerdo con la Directiva 98/34/CE del Parlamento Europeo y el Consejo del 22 de junio de 1998, y a la notificación n° 2011/458/F del 6 de septiembre de 2011.

Deroga y sustituye a la deliberación n° 2010-57 del 14 de diciembre de 2010 relativo a la protección del joven público, a la deontología y a la accesibilidad de los programas sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda, modificada por la deliberación n° 2011-30 del 12 de julio de 2011.

Las disposiciones del D de II entran en vigor seis meses después de la publicación de la presente deliberación.

El Consejo el 30 de junio de 2013 incluso llevará una reflexión sobre la aplicación de la presente deliberación entre el 1 de enero y, en particular, respecto a las medidas destinadas a proteger a los jóvenes públicos sobre los distintos medios de comunicación, en Internet.

La presente deliberación es aplicable sobre el conjunto del territorio de la República.

Se publicará en el Boletín Oficial de la República Francesa .

Hecho en París, el 20 de diciembre de 2011

Para el Consejo superior del sector audiovisual: 
El Presidente,
SR. BOYON

 (1) la pantalla de visionnage está constituida por la propia pantalla o la parte de la pantalla en la cual el programa aparece.
(2) el usuario suscrito se pone de acuerdo de la persona titular de la suscripción a un SMAD o a una oferta más amplia de un distribuidor de servicios de comunicaciones electrónicos que incluyen un SMAD al acto o por suscripción.
(3) el usuario no suscrito se pone de acuerdo de la persona que utiliza un SMAD al acto no incluido en una oferta más amplia de un distribuidor de servicios de comunicaciones electrónicos.
(4) cuando datos postales, electrónicos o telefónicos fueron proporcionados por el usuario antes de la configuración del código personal (en particular, en la suscripción a una oferta más amplia de un distribuidor de servicios de comunicaciones electrónicos), el distribuidor utilizan una de estos datos con el fin de garantizar que el titular de la suscripción configura el código personal.

En saber más