Translation with SYSTRAN Links

Balance 2011 del Grupo de Trabajo “Deontología del contenido audiovisual”

Fecha de publicación: martes 13 de marzo de 2012


El control por el Consejo superior del sector audiovisual del respeto de la deontología de los programas forma parte de las misiones que le confió el legislador con el fin de velar por que la libertad de la comunicación enunciada al artículo 1 de la ley del 30 de septiembre de 1986 sobre la libertad de comunicación audiovisual esté reconciliada con algunas exigencias, en particular, el respeto de las normas deontológicas. Para garantizar este equilibrio, el Consejo se basa en los artículos 1, 3-1 y 15 de la ley del 30 de septiembre de 1986 [1], en la reglamentación que establece a través de un corpus de deliberaciones y sobre los compromisos que cada cadena asume ante él por medio de su convenio, o que son definidos por el Estado en los pliegos de condiciones de los grupos audiovisuales de servicio público.

El Consejo confió al Grupo de Trabajo “Deontología del contenido audiovisual”, cuyos Sres. Rachid Arhab y Patrice Gélinet, miembros del Consejo, son Presidente respectivamente y Vicepresidente, el cuidado de controlar la buena aplicación de estas normas en los programas difundidos sobre los servicios de televisión y radio, así como sobre los servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda (SMAD). 

En 2011, la actividad del Grupo de Trabajo se reveló estables con relación a la de 2010. Durante las 24 reuniones llevadas en el año, realizó 10 audiencias de responsables de cadenas, de una asociación y de un sindicato profesional, y procedió al examen de 112 expedientes (o sea 2 expedientes más que en 2010). Las consultas dirigidas al Consejo por telespectadores y auditores son la causa de la mayoría de los expedientes, sucede también que el Consejo autosaisisse cuando constata un incumplimiento de una cadena a sus obligaciones deontológicas.

Después de un examen técnico (visionnage de las secuencias o escuchas de las bandas sonoras controvertidas) seguido de un análisis jurídico, el Grupo de Trabajo determina una propuesta que presenta al Consejo en sus reuniones en Pleno. Preocupado de preservar la libertad editorial de las cadenas, éste decide las consecuencias que deben darse a cada expediente, velando a esto que sus intervenciones estén proporcionadas a los incumplimientos constatados.

En 2011, en un 50% de los casos, los expedientes examinados por el Grupo de Trabajo condujeron a una intervención del Consejo (contra 33% en 2010). Así se produjo en 52 ocasiones para las cadenas, la mayor parte del tiempo (40 intervenciones) dirigiendo un correo que les recordaba sus obligaciones o que los ponía en guardia de velar por respetarlos.

Cuando constata más graves incumplimientos, el Consejo tomó decisiones proporcionadas: así inició 2 procedimientos de sanción y dirigió 7 emplazamientos, 2 de la cual suscitaron un recurso gracioso que decidió desestimar.

Por fin, cara la mediatización rápida e importante de un asunto que podía dar lugar a algunos descontroles, el Consejo tomó el partido de publicar un comunicado de prensa con el fin de recordar al conjunto de las cadenas un aspecto particular de la reglamentación.

En 2011, las intervenciones del Consejo en cuanto a deontología principalmente se refirieron a tres ejes principales: las exigencias de honradez y rigor (I), la protección del orden público (II) y el respeto de los derechos de la persona (III).

El Consejo tuvo también que intervenir en sucesivas ocasiones y de manera graduada ante cadenas que no habían garantizado el control de su antena. El editor que es responsable en el Consejo del contenido difundido sobre su antena, se trata de una condición sine qua non del respeto de las normas de deontología, muy especialmente en las emisiones en directo, y que se inscribe en los convenios y los pliegos de condiciones de las cadenas. A menudo correlacionado, por definición, a otros incumplimientos, el incumplimiento de esta obligación ha conducido, en particular, al Consejo a iniciar, el 20 de diciembre de 2011, un procedimiento de sanción contra la estación aquí y Manteniendo para haber difundido observaciones de carácter racista sin ninguna llamada al orden ni ninguna contradicción [2].

[1] Artículos por los que se impone, en particular, las exigencias de respeto de la dignidad humana y de la libertad de otros así como de la protección del orden público (artículo 1), la lucha contra las discriminaciones (artículo 3) y la prohibición del incentivo al odio o a la violencia por razones de raza, sexo, costumbres, religión o nacionalidad (artículo 15).
[2] en efecto, el 27 de octubre de 2011, el animador de una emisión titulada Genocidio por sustitución y consagrada a las consecuencias de la universalización sobre la civilización europea tuvo a la antena de las observaciones de carácter racista, dejando por añadidura a los auditores expresarse libremente sin pretender moderar sus observaciones.

Encontrar abajo el balance completo, una presentación calculada y el recordatorio de los fundamentos de la acción del Consejo en cuanto a deontología.

En saber más