Translation with SYSTRAN Links

La coordinación necesaria para las frecuencias fronterizas

Fecha de publicación: miércoles 13 de junio de 2012
Carta de la CSA n°260 - mayo de 2012


En las regiones periféricas, algunas frecuencias asignadas para la televisión y la radio ya pueden ser utilizadas por países fronterizos. Una coordinación internacional es entonces necesaria. Recordatorio de sus principios y modalidades.

La propagación de las frecuencias radioelectrónicas que no se detienen en las fronteras, es necesario coordinar las frecuencias planeadas con los países fronterizos. En Francia, es la Agencia nacional de las frecuencias (ANFr) que se encarga, en vínculo con la CSA y de acuerdo con las autoridades competentes de nuestros vecinos. Una cooperación internacional que por ejemplo se aplicó este invierno en una reunión organizada con la Oficina federal de la comunicación (OFCOM) suiza con el fin de solucionar problemas de restricción de frecuencias de radio impuestas por Suiza en la zona de Annecy. Un caso resuelto entre mucho otros.

Los acuerdos de Ginebra

El fundamento jurídico de la coordinación internacional se basa en dos acuerdos concluido bajo los auspicios de la Unión internacional de las telecomunicaciones, y en consecuencia independientes de los Tratados relativos a la Unión Europea. Para el TNT y la radio numérica, es el acuerdo de Ginebra 2006 - firmado por a más de 120 países - que regula la utilización de las bandas III (174-230 MHz), IV y V (470-862 MHz). En el caso de la radio analógica, es el acuerdo de Ginebra 1984 que regula la utilización de la banda II (88,5-108 MHz).

Estos acuerdos contienen cada uno un plan de frecuencias previsor de los derechos para utilizar frecuencias así como procedimientos para modificar estos derechos. Están destinados a proteger la utilización de una frecuencia y a garantizar un acceso equitativo al espectro entre el conjunto de los países, principio fundamental de la Unión internacional de las telecomunicaciones. Así pues, cuando una administración quiere poner en servicio una emisora que no corresponde a un derecho inscrito al plan, debe en primer lugar buscar el acuerdo de los países fronterizos afectados por la utilización de esta frecuencia. A menudo, esta coordinación conduce a una negociación que permite cubrir las necesidades de las dos administraciones.

Muchas regiones en cuestión

Numerosas regiones deben ser objeto de coordinación con los países extranjeros, como las zonas del Norte y el Este, pero también, debido a las propagaciones marítimas, la gran mayoría de las regiones costeras haciendo frente a otro país

Para la radio, aunque el proyecto FM+ de máximo aprovechamiento del plan de frecuencias lanzado por el Consejo se acabó en 2011, la actividad de coordinación internacional aumentó con el fin de compartir el espectro equitativamente entre país. Además dado que muy se entorpeció el espectro FM en Europa, es cada vez más difícil encontrar acuerdos con los países vecinos. Esta es la razón por la que Francia se entrevista con regularmente todos los países fronterizos, como fue el caso para Suiza que suprimió en febrero pasado cuatro restricciones de frecuencia en AltoSaboya. 

Para la televisión, numerosas reuniones de coordinación tuvieron lugar con las administraciones extranjeras desde finales de 2007 con el fin de adaptar el plan de Ginebra de 2006 y coordinar un nuevo plan de frecuencias a ocho múltiplexes con los de los otros países, evitando al mismo tiempo la banda de los canales 61 a 69 asignada a los servicios Internet móviles. Este plan fue objeto de tres primeros acuerdos de coordinación de las frecuencias con Alemania (18 de noviembre de 2011), Suiza (8 de febrero de 2012) y el Reino Unido (21 de marzo de 2012). Un acuerdo debía celebrarse con España en marzo de 2012, pero las negociaciones permanecieron bloqueadas sobre un punto, lo que prorrogó la firma. Un acuerdo con Bélgica podría firmarse en junio de 2012, después de estudio de las últimas propuestas de esta administración. Por fin, el caso de Italia es particular ya que, más allá de la búsqueda de la firma de un acuerdo, conviene ser vigilante en cumplimiento de las dificultades de utilización de las frecuencias por los numerosos difusores italianos.