Translation with SYSTRAN Links

Los concursos televisivos

¿La CSA interviene en el proceso de selección o eliminación de los candidatos a los juegos de telerrealidad?

La CSA no puede intervenir en la producción de las emisiones de televisión, incluidos concursos televisivos sujetos al control de un alguacil que es el garante del respeto de las reglas del juego decretadas por los diseñadores del programa. En la medida en que las cadenas de televisión son los únicos responsables de su política de programación, los procesos de selección de los candidatos no pueden implicar una intervención directa por parte del Consejo superior del sector audiovisual, cuyos poderes se encuadran estrictamente.

Respondí por SMS a un juego y mi respuesta era la buena. Con todo, gané nada. ¿Cómo eso se hace?

Seguramente habla de un juego del tipo de los que se califican “telehucha”: a la pantalla, la animadora le promete que al responder a la cuestión, podrá ganar el primer premio: “Si conocen el color del caballo blanco de Enrique IV, envían a SMS y ganan 2.000 € !”. La misma cuestión vuelve de nuevo sin cesar, como un estribillo en una mala canción. Se se deja tomar al juego, convencido que se va a ganar: ¡“A pesar de todo, 2.000 €, eso valen el golpe…! Se se embala y… se envía una cantidad de SMS sobretasados sin nunca ganar. 
  
¿Cómo proteger los telespectadores ante el desarrollo de estas emisiones cuyo principio es devolver hacia servicios sobretasados que no son solamente prolongaciones de la emisión pero constituyen el objeto mismo del programa? 
  
Consciente de esta deriva, el Consejo ha adoptado, el 4 de diciembre de 2007, una deliberación que refuerza la protección del consumidor pidiendo que éste esté informado de la posibilidad reembolsarse de la totalidad de los gastos contratados. Antes, cuando se enviaba un postal para participar en un juego, el precio del sello podía reembolsarse: lo mismo ocurre hoy para SMS. 
  
Otra contribución de esta deliberación: los telespectadores deben disponer de toda la información necesaria para conocer sus oportunidades reales de ganancia. El desarrollo del juego debe pues precisar el número total de jugadores y la posibilidad de un sorteo entre los participantes. La deliberación no se refiere solamente a las emisiones dichas “telehucha” sino se refiere a todos los incentivos a utilizar a servicios telefónicos o a SMS sobretasados en las emisiones televisadas.

Consulte la deliberación de la CSA del 4 de diciembre de 2007 relativa a los incentivos a utilizar servicios SMS o telefónicos sobretasados.

Participé en un concurso televisivo y pedí a continuación el reembolso de mis llamadas telefónicas. Recibí nada. ¿Qué debe hacer?

La CSA no tiene competencia jurídica para intervenir sobre los conflictos que se oponen a una cadena y a sus telespectadores. Puede en cambio presentar denuncia para su comisaría de policía.

¿Qué normas deben seguir los juegos de azar difundidos a la televisión?

La ley del 21 de mayo de 1836 sienta el principio de la prohibición de las loterías en cuanto reúnen las siguientes condiciones: la apertura al público, la intervención de la casualidad, la esperanza de una ganancia para los participantes pero con su participación financiera.
 
Por lo que se refiere a los juegos de azar propuestos a la televisión, son pues legales siempre que sean completamente gratuitos para el participante. Las comunicaciones telefónicas u otros gastos de sellos deben reembolsarse previa petición.
 
La CSA constató que los incentivos a llamar servicios telefónicos sobretasados o servicios telemáticos, en particular, con el fin de participar en una ayuda, hacer solicitud, votar o dar prueba se desarrollaban a la antena.
  
Para que estas devoluciones sean compatibles con las disposiciones del artículo 9 del decreto del 27 de marzo de 1992 sobre la publicidad clandestina, el Consejo fue dirigido a las cadenas para que respeten los siguientes principios:

  • la devolución por las cadenas, fuera de sus pantallas publicitarias, a sus servicios dichos Audiotel y Télétel y a su sitio Internet se autoriza de manera específica y discreta, en cuanto esta devolución se inscribe en la prolongación directa del programa en curso de difusión.
     Por “prolongación del programa” se entienden los servicios en informe directo con la emisión hay y que no es competidora de servicios de la misma naturaleza propuestos por sociedades terceras. La referencia a los otros servicios, que responden a una lógica comercial, debe sentarse en las pantallas publicitarias.
  • el coste de las comunicaciones debe figurar permanentemente a la pantalla en caracteres idénticos a los de los datos telefónicos o telemáticos, para que esté garantizada una perfecta información de los telespectadores.