Translation with SYSTRAN Links

El deporte a la televisión

¿Cómo se hace que “Encuentro a XV”, la emisión dominical del rugby sobre Francia 2, no pueda difundir más extractos de partidos de la Señal 14?

La difusión de extractos de una competición deportiva por una cadena que no adquirió los derechos para su organizador (federación deportiva, liga profesional o sociedad de derecho privado) se somete a disposiciones de una deliberación de la CSA, de acuerdo con el deseo del legislador (artículo L. 333-7 del código del deporte).

La deliberación actualmente en vigueur, adoptada por la CSA el 1 de octubre de 2014 y entrada en vigor el 1 de enero de 2015 , excluye en efecto las revistas unidisciplinarias de la posibilidad de difundir extractos de algunas competiciones deportivas, como la Liga 1 de fútbol o la Señal 14 de rugby.

Esta exclusión se origina su en la conformidad a disposiciones de una Directiva europea (Directiva Servicio de medios de comunicación audiovisuales), que limitado la difusión de estos extractos en las únicas emisiones de información de carácter general o pluralista, lo que no parece ser el caso de las revistas deportivas consagradas a un único deporte. Al determinar las normas de difusión de los breves extractos de competiciones deportivas, la CSA no estuvo en condiciones de derogar a esta restricción.

¿Cómo se hace que competiciones deportivas importantes sólo se difundan sobre cadenas abonadas?

La difusión de las principales competiciones deportivas a la televisión es regulada por el decreto n° 2004-1392 que fija las condiciones en las cuales debe estar garantizado por las cadenas la retransmisión exclusiva de los acontecimientos dichos “de importancia principal”, para que una parte importante del público no se prive de la posibilidad de seguirlos sobre una cadena gratuita.
  
 Estos acontecimientos de importancia principal figuran en la siguiente lista:

  • los Juegos olímpicos de verano e invierno;
  • los partidos del equipo de la Francia de fútbol inscritos al calendario de la Federación internacional de fútbol asociación (FIFA);
  • el partido de apertura, las semifinales y el final de la Copa del mundo de fútbol;
  • las semifinales y el final del Campeonato de la Europa de fútbol;
  • el final de la Copa de la Unión Europea de fútbol asociación (UEFA) cuando una agrupación deportiva inscrita en uno de los campeonatos hay;
  • el final de la Liga de los campeones de fútbol;
  • el final del Coupe de France de fútbol;
  • el torneo de rugby de las Seis Naciones;
  • las semifinales y el final de la Copa del mundo de rugby;
  • el final del campeonato de la Francia de rugby;
  • el final de la copa de europa de rugby cuando una agrupación deportiva inscribe en uno de los campeonatos hay;
  • los finales del simples señores y damas del torneo de tenis de Roland-Garros;
  • las semifinales y los finales del Coupe Davis y Fed Cup cuando el equipo de la Francia hay;
  • el Gran Precio de la Francia de fórmula 1;
  • el Tour de France ciclista masculino;
  • la competición ciclista París-Roubaix;
  • los finales masculinos y femeninos del campeonato de la Europa de baloncesto cuando el equipo hay;
  • los finales masculinos y femeninos del campeonato del mundo de baloncesto cuando el equipo hay;
  • los finales masculinos y femeninos del campeonato de la Europa de balonmano cuando el equipo hay;
  • los finales masculinos y femeninos del campeonato del mundo de balonmano cuando el equipo hay;
  • los campeonatos del mundo de atletismo.

Una cadena abonada no puede reservarse la exclusividad de la retransmisión del una de estos acontecimientos. Las cadenas gratuitas nacionales deben poder obtener los derechos de retransmisión.
En cambio, las competiciones deportivas que no figuran en esta lista no se someten a esta disposición. Es pues posible que solamente una cadena abonada sea poseedora de los derechos de retransmisión de algunas competiciones.
  

Consulte el decreto n° 2004-1392 relativo a la difusión de los acontecimientos de importancia principal.
 

¿Cómo se hace que las cadenas puedan parar las retransmisiones deportivas por la publicidad?

Las autoridades públicas establecieron en 1992 un régimen que encuadraba estrictamente la interrupción publicitaria de las emisiones, teniendo en cuenta las especificidades de cada cadena de televisión y cada emisión (Véase el artículo 15 del decreto del 27 de marzo de 1992). Este artículo devuelve por otra parte al artículo 73 de la ley del 30 de septiembre de 1986 relativa a la libertad de comunicación que se trata de la interrupción de emisiones bien particulares que son las obras audiovisuales y cinematográficas. 

Para las cadenas privadas gratuitas (TF1, M6, etc.) 

Según el artículo 15-ii del decreto, “cuando las emisiones constan de partes autónomas o en las emisiones deportivas y en las que retransmiten acontecimientos y espectáculos que incluyen intervalos, los anuncios se insertan entre estas partes autónomas o en estos intervalos”. En algunos casos, el momento elegido por la cadena para parar una emisión se le impone con el fin de evitar toda interrupción inadecuada. Esto sucede emisiones que constan de partes autónomas, es decir, emisiones implicando elementos de programa independientes uno, pudiendo difundirse separadamente, definidos y separada por elementos visuales y sonoros, en particular de los lo genérico, de modo que una distinción neta se opere entre cada parte. La interrupción debe entonces efectuarse entre estas partes autónomas.
  
Es también así emisiones que garantizan la retransmisión de acontecimientos deportivos y espectáculos (conciertos, representaciones teatrales, óperas, etc) incluyendo intervalos. Los anuncios, para no afectar a la integridad y a la continuidad del partido o el espectáculo, deben difundirse con motivo de las pausas (trabajo a media jornada de un partido de fútbol, cambio de lado para un encuentro de tenis, etc) y descansos. 
  
Las retransmisiones de pruebas deportivas que no implican tales pausas, los Grandes precios de Fórmula 1, no pueden en todo rigor no pararse. Las consecuencias financieras para los difusores que se llevaría una interpretación estricta convencieron a la CSA adoptar una solución que consistía en tolerar la interrupción publicitaria de estas pruebas bajo reserva, por una parte, que los momentos PHARE de la manifestación que no pudieron seguirse en directo a causa del intermedio publicitario se difunden si necesario posteriormente, por otra parte, que un plazo de al menos veinte minutos se pasa entre dos interrupciones sucesivas para que el régimen aplicable a estas emisiones se ajuste al menos al derecho común.

Para las cadenas públicas (Francia 2 y Francia 3, en este caso)   

El decreto n° 2005-614 del 27 de mayo de 2005 modificó los cuadernos de las misiones y cargas de las sociedades Francia 2 y Francia 3 e implica, para estas dos cadenas, una flexibilidad de las normas regulando la inserción de los anuncios en los encuentros deportivos que no implicaban intervalos. 
  
Se insertó así un nuevo párrafo, por una parte, al artículo 36 del cuaderno de las misiones y cargas de Francia 2, por otra parte, en el artículo 38 del cuaderno de las misiones y cargas de Francia 3 : ”Las emisiones que garantizan la retransmisión de las competiciones deportivas que no implican intervalos pueden ser paradas por anuncios. Un período de al menos veinte minutos debe pasarse entre dos interrupciones sucesivas de la emisión“.

El artículo 36 del cuaderno de las misiones y cargas de Francia 2 se redacta así: “La programación de los anuncios debe ajustarse al decreto n° 92-280 del 27 de marzo de 1992 bajo las siguientes reservas: los anuncios se insertan entre las emisiones. 
No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior: 
- las emisiones que garantizan la retransmisión de competiciones deportivas que implican intervalos pueden ser paradas por anuncios, a condición que éstos se difunden en estos intervalos y que no exceden la duración; 
 - las emisiones que garantizan la retransmisión de competiciones deportivas que no implican intervalos pueden ser paradas por anuncios. Un período de al menos veinte minutos debe pasarse entre dos interrupciones sucesivas de la emisión; 
 - las emisiones distintas de las obras audiovisuales, según lo dispuesto en el decreto n° 90-66 del 17 de enero de 1990 modificado pueden, después de autorización entregada por el Consejo superior del sector audiovisual y cuando se difunden antes de 20 horas, ser objeto de interrupciones por anuncios si están formadas por partes autónomas identificadas y separadas por elementos visuales y sonoros".