Translation with SYSTRAN Links

El respeto de la lengua francesa

¿Cómo la CSA puede dejar pasar tanto títulos de emisión en inglés, incluso sobre las cadenas públicas?

El caso de los títulos de emisión relación de las disposiciones jurídicas relativas a las marcas. Las marcas pueden depositarse, registrarse o utilizarse en Francia sin traducción. No obstante, las personas públicas y las personas privadas encargadas de una misión del servicio público no pueden emplear marcas constituidas de un término extranjero en cuanto existe un término francés equivalente aprobado en el marco de las disposiciones reglamentarias relativas al enriquecimiento de la lengua francesa (artículo 14 ley del 4 de agosto de 1994). Estas disposiciones van dirigidas, en particular, a los títulos de emisiones que fueron objeto de un depósito como marca.

Así las sociedades públicas de televisión o radio, a la vez sujetas a la legislación sobre las sociedades anónimas e invertidas de una misión del servicio público en aplicación del artículo 43-11 de la ley del 30 de septiembre de 1986, no pueden asignar a sus emisiones un título constituido de términos extranjeros. Tres derogaciones no obstante están previstas por la ley:

  • los títulos de emisiones cuyos derechos estas sociedades adquirieron de difusión y cuya concepción les escapa;
  • los títulos constituidos de un término extranjero de los cuales no existe ningún equivalente francés;
  • los títulos que se depositaron como marca antes del 7 de agosto de 1994.

¿Cómo se hace que las cadenas puedan difundir anuncios en lenguas extranjeras?

El primer párrafo del artículo 20-1 de la ley del 30 de septiembre de 1986 modificada relativa a la libertad de comunicación, en la cual parcialmente se integró la ley del 4 de agosto de 1994 relativa al empleo de la lengua francesa, prevé que “ el empleo del francés es obligatorio en el conjunto de las emisiones y anuncios de los organismos y servicios de comunicación audiovisual (…) ”.

No obstante, menciones en lengua extranjera pueden utilizarse en los anuncios a condición de que su traducción en francés sea “ tan legible, audible o inteligible que la presentación en lengua extranjera ”, de acuerdo con el cuarto párrafo del artículo antes citado. El Consejo vela por la buena aplicación de estas disposiciones.

¿La CSA puede hacer algo contra el empleo de los anglicismos a la televisión y a la radio?

En el estado actual del derecho francés, una terminología legal oficial no puede imponerse a los servicios de televisión y radio, que sean públicos o privados, y nada prohíbe el recurso en los programas audiovisuales, como en las pantallas publicitarias, términos o expresiones extranjeros entrados en la lengua corriente (airbag, live…), aunque éstos poseyeran un equivalente francés.

Por lo que se refiere al empleo frecuente de anglicismos, el Consejo constitucional autoriza el libre empleo de palabras extranjeras. Declaró en una decisión del 29 de julio de 1994 que “[la libertad de comunicación y expresión] implicara el derecho para cada uno a elegir los términos juzgados por él los mejor convenientes a la expresión de su pensamiento; […] la lengua francesa evoluciona, al igual que lengua viva, integrando en el vocabulario usual términos de distintas fuentes, que se trate de expresiones resultantes de lenguas regionales, de palabras dichas populares o de palabras extranjeras “.