Translation with SYSTRAN Links

El pluralismo político a la televisión

¿Cuáles son las normas para el acceso a la antena de las personalidades políticas?

La ley confía al Consejo superior del sector audiovisual la misión de garantizar el pluralismo de la expresión de las corrientes de pensamiento y opinión en los medios de comunicación audiovisuales. Este pluralismo se definió como “interno”, es decir quiere que el equilibrio entre las opiniones y las opiniones estuviera respetado por cada cadena o estación (y no “externo”, lo que sería el caso si las corrientes de pensamiento debían ser representadas cada uno por al menos unos medios de comunicación audiovisual).
 
Aparte de las épocas de elecciones, durante que se pone en lugar un dispositivo específico de relación y seguimiento del tiempo de palabra y antena de las personalidades políticas, el Consejo comprueba, a lo largo del año, la aplicación por los medios de comunicación audiovisuales de las normas que definió.

De acuerdo con la ley, el tiempo de palabra de las personalidades políticas transmitido por los servicios de televisión y radio en el Consejo se comunica cada mes a los Presidentes del Senado y la Asamblea nacional y a los responsables de los partidos políticos representados al Parlamento. Se publican también in situ este.
 
Los períodos de campaña electoral son objeto de una vigilancia muy particular por parte del Consejo. El legislador pide a la CSA dirigir deliberaciones a los servicios de comunicación audiovisual por el período de tiempo de las campañas. El Consejo va más allá: se produce previamente la apertura de las campañas oficiales, para precisar las condiciones del respeto del pluralismo que pueden variar según el tipo de escrutinio.  Adoptó también, el 4 de enero de 2011, una deliberación relativa al pluralismo en época de elecciones, cualquiera que sea el escrutinio. 
  
Las disposiciones de aplicación de los principios definidos en las deliberaciones están incluidas en la responsabilidad editorial de los difusores. Si la CSA constata desequilibrios manifiestos, puede pedir a la cadena, o incluso ponerla en residencia, de restablecer el equilibrio entre los candidatos, las listas o los partidos políticos. Pero el juez de la elección está el solo que puede verdaderamente actuar sobre el resultado de un escrutinio.
 
Por otra parte, la CSA está encargada de fijar las condiciones de programación y producción de las emisiones de las campañas oficiales radiotelevisadas difundidas por el servicio público (artículo 16 de la ley del 30 de septiembre de 1986 modificada), cuando las están previstas por el código electoral.
 
El artículo 55 de esta misma ley confía también a la CSA el cuidado de fijar las modalidades según las cuales se concede un tiempo de intervención, sobre las antenas del servicio público, a las formaciones políticas representadas por un grupo en una u otros de las Asambleas. Estas emisiones, dichas “de expresión directa”, se organizan también para las organizaciones sindicales y profesionales representativas a escala nacional.
 
Recordemos por fin que las emisiones publicitarias de carácter político están prohibidas a la radio y a la televisión (artículo 14 de la ley del 30 de septiembre de 1986 relativa a la libertad de comunicación).

Consulte la rúbrica consagrada al pluralismo político y a las campañas electorales.
 

¿Cómo se contabiliza el tiempo de palabra de las personalidades políticas durante el período de campaña a las elecciones primarias?

Ningún texto legislativo regula de manera específica el tratamiento por los medios de comunicación audiovisuales de las elecciones primarias organizadas antes de las campañas electorales. La misión de la CSA consiste en asegurarse del respeto por los editores de los servicios de radio y televisión de las normas generales establecidas por su deliberación n° 2009-60 del 21 de julio de 2009 relativo al principio de pluralismo político, que modificó y completó por las deliberaciones n° 2016-20 del 29 de junio de 2016 y n° 2016-22 del 27 de julio de 2016.

En este marco, las intervenciones de los candidatos a una elección primaria se tienen en cuenta en el mismo concepto que las de las otras personalidades políticas.

El Consejo sin embargo indicó, en el documento de propuestas que hizo público en septiembre de 2015, que estaría atento para que la expresión pluralista de las corrientes de pensamiento y opinión, exigida por los artículos 1 y 13 de la ley n° 86-1067 del 30 de septiembre de 1986 relativos a la libertad de comunicación, esté garantizada en la exposición de las distintas candidaturas.

Consulte el tiempo de palabra de las personalidades políticas observado antes del principio de la campaña electoral

Un candidato desea establecer en su permanencia electoral un webcam que difundirá imágenes en directo en su sitio Internet y sobre sus cuentas Facebook y Twitter. ¿Este método es contrario a las normas de la CSA para el respeto del pluralismo?

No, la simple difusión de un flujo vídeo en un sitio Internet no responde a la definición de un servicio de televisión. Ahora bien, la CSA sólo controla lo que es difundido por un servicio de televisión (o de radio): “ Se considera como servicio de televisión todo servicio de comunicación al público por vía electrónica destinado a ser recibido simultáneamente por el conjunto del público o por una categoría de público y cuyo programa principal está formado por una consecuencia pedida de emisiones que implican imágenes y sonidos. ” (artículo 2 de la ley del 30 de septiembre de 1986 modificada).

La deliberación de la CSA del 4 de enero de 2011, relativa al principio de pluralismo político en los servicios de radio y televisión en época de elecciones, prevé queno se apliquea los servicios de radio y televisión que tiene para contenido específico la propaganda electoral de los candidatos, de las listas de candidatos, los partidos y agrupaciones políticos o de sus apoyos y exclusivamente accesibles vía comunicación al público en línea ”.

¿Por qué es imposible recibir las televisiones y las radios nacionales el viernes que precede los escrutinios cuándo se vive en ultramar?

Telespectadores que residen en los departamentos y colectividades de ultramar se asombran de que cadenas de radio y televisión son inalienables el viernes que precede cada una de las dos vueltas de las elecciones municipales. Un fenómeno que se explica por el período de reserva que ocurre antes de cada elección.

El legislador en efecto suspendió el tiempo del debate electoral para que los electores ejerzan su elección sin influencia exterior. El párrafo 2 del artículo L 49 del código electoral prohíbe la difusión por vía electrónica de todo mensaje que tiene el carácter de propaganda electoral a partir de la víspera del escrutinio a cero hora. Durante este período, las cadenas de radio y televisión pueden difundir solamente reportajes consagrados al voto de los candidatos y personalidades que las sostienen, a reserva no reanudar sus observaciones. Esta prohibición vale a la vez para los servicios de comunicación audiovisual y para los servicios de comunicación en línea (en particular, Internet). Las emisiones disponibles antes de esta fecha en los sitios Internet de las cadenas de radio y televisión, o por medio de un servicio de medios de comunicación audiovisual a la demanda, pueden sin embargo seguir siendo accesibles al público.

Un problema se plantea en ultramar donde los territorios situados al oeste de la metrópolis (Guadalupe, Guyana, Martinica…) votan el sábado debido a la diferencia horaria, mientras que los situados al este (la Reunión, Nueva Caledonia…) votan el domingo. El período de reserva que debe empezar venticuatro horas antes del día del escrutinio, las cadenas adaptan su programación a partir del viernes para que se aparten los territorios situados al oeste de la metrópolis de toda propaganda electoral.

Varias posibilidades se ofrecen a las cadenas. Pueden elegir difundir en estos territorios una programación adaptada de tal modo que el debate electoral esté suspendido y que los electores puedan hacer su elección sin influencia exterior, por lo tanto proponer emisiones sin informe con la elección y sus candidatos. Otra solución consiste en difundir dos señales diferentes al Este y al Oeste, modificando los programas a partir del viernes al Este, mientras que el Oeste puede seguir informándose en las mismas condiciones que en metrópolis. Pueden también simplemente cortar la señal.

Las cadenas prefieren habitualmente esta última opción ya que es complicado técnicamente enviar dos señales diferentes al Este y al Oeste. Al cortar la señal, aplican una clase de norma matemática privando de programas nacionales a los electores menos numerosos, sean los habitantes de ultramar situados al este de la metrópolis. Por ello los telespectadores de todos los departamentos y colectividades de ultramar no reciben las cadenas, excepto las cadenas locales, los viernes precediendo las dos vueltas de la elección.