Translation with SYSTRAN Links

La protección de los menores a la televisión

¿Cuáles son las normas impuestas a las televisiones en cuanto a protección de la infancia y la adolescencia?

La necesidad de proteger los niños y a los adolescentes de la violencia, en particular, la difundida por la televisión, fue objeto de disposiciones particulares en Francia a partir de los años 70. Es una de las misiones esenciales que la ley confiaron a la CSA.
 
En su instauración en 1989, la CSA fijó, en su Directiva del 5 de mayo, un marco recomendando a las cadenas una atención especial para las emisiones para juventud y para las emisiones difundidas a las horas de gran audiencia. Las emisiones eróticas o de incentivo a la violencia no podían ya difundirse entre 6:00 y 22:30. 
 
En 1996, constatando que el nivel de representación de la violencia de todo tipo era especialmente elevado en las ficciones y que estas imágenes constituían una de las primeras preocupaciones del público en cuanto a televisión, la CSA quiso reforzar el dispositivo de protección de la infancia. Entonces fue a TF1, Francia 2, Francia 3, RFO, Canal+ y M6 establecer un sistema de clasificación de las obras, visible a la pantalla y común al conjunto de las cadenas: la descripción juventud. 
 
Este dispositivo se integra en los convenios de las cadenas privadas. El Gobierno lo integró más tarde en los cuadernos misiones y cargas de las cadenas públicas.
 
En paralelo, el Consejo pidió a cada cadena establecer a un Comité de visionnage, a responsable de la clasificación de los programas.
 
Constatando que el dispositivo adoptado no era suficientemente explícito, la CSA decidió, en junio de 2002, hacer evolucionar los pictogramas para sustituirlos por señales que implicaban indicaciones de edad. Estas nuevas señales están desde noviembre de 2002 a la antena. A cada categoría de programas sufren de los horarios de difusión: así los programas -10 años no pueden difundirse en los programas juventud; los programas -12 años no pueden difundirse sobre las cadenas no cine antes del 22:00, sino pueden serlo excepcionalmente después de 20:30 a condición de que no se trate ni de un martes, ni de un viernes, ni de un sábado, ni de una víspera de vacacíones escolares, ya que los niños están presentes delante de la pequeña pantalla más tarde esas noches. Sobre las cadenas no cine, los programas -16 no pueden difundirse antes del 22:30 y los programas no se autorizan -18 años. 

El Consejo tomó medidas también para alertar a los telespectadores de los efectos dañinos de la televisión sobre los jóvenes niños.

De conformidad con la protección de la infancia, la CSA recomienda también a las cadenas ser vigilante cuando hacen participar de los mineros en sus emisiones. Cuando éstos viven o dan prueba de una situación personal difícil, las cadenas deben proteger su identidad, en particular, con el fin de evitar todo riesgo de estigmatización social.

 

Encuentre un espacio de diálogo y los consejos sobre el lugar de la CSA consagrado a la protección joven del público a la televisión: ante las pantallas, son vigilantes.

Consulte la rúbrica del lugar csa.fr consagrada a juventud y a la protección de los menores.
 

¿Quién afecta a los pictogramas y a las advertencias de la descripción juventud a los programas difundidos?

Son las propias cadenas, y no la CSA, que es responsables de la clasificación de sus programas. Son pues ellas que eligen senalizar tal o cual programa y deciden el pictograma (- 10 años, -12 años, -16 años o -18 años) y de la advertencia (Desaconsejado menos de a los 10,12,16 ó 18 años) que figurará en la pantalla durante la difusión del programa y los remolques, de acuerdo con el dispositivo que se comprometieron a respetar. Para las películas, las cadenas deben indicar la mención de la prohibición menos de a los 12,16 ó 18 años que han sido otorgados, cuando proceda, por el Ministerio de Cultura y Comunicación en su salida al cine (Prohibido en sala menos de a los 12,16 ó 18 años).
 
La CSA controla, después de la difusión, la pertinencia de la elección de las cadenas. Si considera que bajose senalizó, o, caso más raro, sobre se senalizó un programa, él informa a la cadena y le pide modificar en consecuencia de la indicación para las próximas difusiones del programa. Cada año, hace con las cadenas nacionales un balance de su aplicación de la descripción.
 
El principio de reglamento del sector audiovisual elegido por Francia en el voto de la ley del 30 de septiembre de 1986 modificada afirma que “la comunicación audiovisual es libre” y descarta así todo concepto de control de los programas antes de su difusión. La censura de los programas TV o radio no existe en Francia. En cambio, televisiones y radios deben cumplir las disposiciones de la ley francesa y la reglamentación, así como las, cuando se trata de operadores privados, figurando en los convenios firmados con la CSA o, cuando se trata de operadores públicos, contenido en los cuadernos de las misiones y cargas publicados por decreto. La CSA garantiza que se cumplen bien estas disposiciones. Mantiene relaciones regulares con los operadores en este objetivo. Si es preciso, puede utilizar su poder de sanción administrativa que se ejerce después de advertencia (”puesta en residencia“).

Encuentre un espacio de diálogo y los consejos sobre el lugar de la CSA consagrado a la protección joven del público a la televisión: ante las pantallas, son vigilantes.

¿Por qué allí no tiene nunca pictogramas en los telediarios?

Para los telediarios, la CSA eligió favorecer un método de comunicación con el público en cuanto a protección de los menores que no es el dispositivo de la descripción juventud (los pictogramas -10,-12, etc) pero la advertencia oral: todas las cadenas tienen la obligación de avisar claramente al público cuando imágenes difícilmente sostenibles o testimonios relativos a acontecimientos dramáticos van a difundirse, para que los más jóvenes puedan alejarse de la pantalla.
 
La CSA lo recuerda regularmente a las cadenas y pronunció incluso emplazamientos sobre este punto.
 
La CSA no deseó que se utilicen las señales -10,-12 o -16 para los telediarios ya que considerara que serían ineficaces para secuencias tan cortas. Los pictogramas son especialmente eficaces cuando pueden anunciarse en la prensa o en los remolques: el público puede entonces tener en cuenta y organizarse, lo que no sería el caso para secuencias de telediarios. Dicho esto, es cierto que los telediarios incluyen frecuentemente temas difíciles y dolorosos para los más jóvenes y que los menos de 8 años no deberían exponerse allí.

Encuentre un espacio de diálogo y los consejos sobre el lugar de la CSA consagrado a la protección joven del público a la televisión: ante las pantallas, son vigilantes. 

¿La descripción juventud es aplicable al vidéomusiques?

Habida cuenta de su brevedad y la ausencia de remolques previos a su difusión, el Consejo consideró que el vidéomusiques podían exonerarse del carácter sistemático de la descripción. Sin embargo, para el vidéomusiques pudiendo chocar la sensibilidad del la más joven, las cadenas deben evitar difundirlos antes de las 22.

El recrudecimiento de vidéomusiques a connotación sexual llevó al Consejo a iniciar, en 2010, una reflexión con los responsables de las cadenas musicales sobre la difusión, durante el día, de vidéomusiques sin descripción. Al término de esta reflexión, el Consejo recomendó a las cadenas dar prioridad, durante el día, a una versión no implicando imágenes susceptibles de chocar al joven público, sobre todo cuando el vidéomusiques tienen una duración larga. Algunas cadenas ponen una descripción “ Desaconsejado menos de a los 10 años ” en cuanto lo juzguen necesario.

Estas iniciativas contribuyen al respeto del dispositivo reglamentario que impone no difundir antes de 22 horas programas susceptibles de chocar la sensibilidad del la más joven.

El Consejo intervino en sucesivas ocasiones ante las cadenas musicales con respecto a vidéomusiques a connotación sexual con el fin de garantizar la aplicación de la recomendación del 7 de junio de 2005 relativa a la descripción juventud:

- en marzo de 2010, les pidió difundir el vidéomusiques a TonightI' m loving you de Enrique Iglesias y S&M de Rihanna después de las 22;

- en junio de 2010, se produjo para pedirles poner una descripción de categoría III (Desaconsejado menos de a los 12 años) al vidéomusique de Lady Chocho titulado Alejandro ;

- en junio de 2011, por fin, les invitó a difundir el vidéomusique a Sweat de Snoop Dog y David Guetta después de las 22.

Observó que, desde sus intervenciones, las cadenas musicales eran más vigilantes sobre las condiciones de difusión del vidéomusiques respecto a la protección del joven público.

¿Cuál es el organismo que vela por la clasificación de las películas al cine?

Según el código de la industria cinematográfica, el Ministro de Cultura está encargado de expedir un visado de explotación de la obra cinematográfica, valiendo autorización de representación pública en todo el territorio de la República Francesa, a excepción de los territorios de ultramar.
 
El visado para la representación de la obra cinematográfica puede entregarse para todo públicos o combinarse con una prohibición a algunas categorías de mineros sobre el fundamento del decreto n° 90-74 del 23 de febrero de 1990, modificado el 28 de junio de 2002, relativo a la clasificación de las obras cinematográficas.
 
La prohibición de acceso de una obra cinematográfica puede referir menos el de 12 años, el menos de 16 años, y desde el decreto del 12 de julio de 2001, el menos de 18 años. Las películas pueden también clasificarse en la categoría de las películas X para su carácter pornográfico o de incentivo a la violencia; están incluidos entonces en el canal de distribución específico y de una prohibición automática menos de a los 18 años. El decreto preve también la posibilidad de la prohibición total, medida utilizada por última vez en 1981. 
  
El Ministro de Cultura dictamen de la Comisión de clasificación el visado de explotación es entregado por previo de las obras cinematográficas del Centro nacional del cine y la imagen animada cuyo estatuto, composición y el papel se fijó por el decreto del 23 de febrero de 1990 modificado.
 
La Comisión está formada por veinticinco miembros titulares y de cincuenta miembros suplentes distribuidos en cuatro órganos colegiados que representan a los Ministros encargados de la justicia, la educación nacional, los asuntos sociales y juventud y las administraciones encargadas de la protección de juventud. Están representados también los profesionales del cine, la sociedad civil, de las personalidades calificadas en el ámbito de la protección de la infancia y juventud y de los representantes de los jóvenes viejos de 18 a 25 años. Todo dictamen que tiende a una decisión que implica una restricción a la explotación de la obra cinematográfica no puede ser emitido hasta en el Pleno, por un voto a boletines secretos. Los debates de la comisión no son públicos. Los miembros de la comisión están sujetos al secreto profesional y no pueden hacer, bajo alguna forma sino sea, ninguna acta de los deliberados de la comisión.
 
Los dictámenes se refieren todas las obras cinematográficas destinadas a una salida en sala, incluidos los remolques. Cada medida puede combinarse con una advertencia destinada a la información del espectador, sobre el contenido de la obra o sus particularidades. 

Los criterios en los cuales se basa la Comisión de clasificación conceden un lugar determinante a la violencia que constituye una preocupación constante para la Comisión, tanto en las distintas formas bajo las cuales resulta que en la manera de ponerlo en escena. Algunos elementos pueden determinar un dictamen de clasificación, en particular, cuando la escena se impresiona de fisgoneo o cuando se trata de escenas repetidas intensas y que traumatizan.
 
Las herramientas de clasificación son a veces sin embargo de un manejo delicado y pueden aparecer en desfase con la maduración real de niños y adolescentes cuya evolución compleja depende mucho del medio social, cultural y geográfico en el cual evolucionan. 
 
Es interesante tenga en cuenta que una misma película, las decisiones de clasificación se varían extremadamente de un país a otro, en particular, debido a concepciones diferentes en las cuales se basan los criterios de clasificación. Algunos países europeos pueden conceder de la importancia a la crudeza de la lengua empleada en la película, a los valores morales o sociales sobre los cuales se construyen la situación y adoptarán una clasificación conveniente. 
 
Como ejemplo, una película como American Beauty fue objeto de una prohibición en sala menos de a los 16 años en los Países Bajos, menos de a los 12 años en Alemania, menos de a los 13 años en Quebec, menos de a los 18 años en Gran Bretaña, a los mineros de 17 años no acompañados en los Estados Unidos, mientras que a Francia fue un visado todo públicos. La película de Stanley Kubrick titulada Eyes Wide Shut se autorizó todo públicos en Francia mientras que en los Estados Unidos, estaba prohibido menos de a los 17 años no acompañados, menos de a los 13 años en Quebec, menos de a los 18 años en Gran Bretaña y menos de a los 16 años en los Países Bajos y Alemania. Más recientemente, las películas Gladiator y se clasificó es necesario salvar al soldado Ryan en Francia todo públicos, pero acompañados de una advertencia, mientras que en los otros países europeos, fueron objeto de una prohibición menos de a los 16 años, incluso menos de a los 13 años en Quebec. Una reflexión está en curso hoy a nivel europeo con el fin de armonizar los criterios de clasificación de las obras cinematográficas.
 
Las películas, según su clasificación, se someten a restricciones de difusión a la televisión. Por ejemplo, las películas prohibidas menos de a los 12 años deben combinarse tienen mínimos de una descripción -12 cuando se difunden a la televisión. No pueden difundirse el miércoles antes del 20:30 sobre las cadenas cine y antes de 22 horas sobre las cadenas otras que de cine. Excepcionalmente, dentro del límite de cuatro veces al año, pueden difundirse antes de las 22, excepto los martes, viernes, sábados, vísperas de días festivos y durante los períodos de vacaciones escolares.

Sucede que las cadenas estén enfrentadas a un problema de clasificación cuando difunden películas antiguas cuyo visado no se revisó. Algunas películas disponen en efecto de una prohibición a los mineros, lo que impone a las cadenas una descripción correspondiente, en su difusión, mientras que a menudo su contenido no justifica esta restricción hoy. Para remediar el problema de surclassification de las películas antiguas, la CSA celebró un acuerdo en febrero de 2002 con la Comisión de clasificación de las obras cinematográficas para proceder a la reconsideración de las películas cuyo visado tiene más de 20 años, dentro del límite de veinte películas al año. Las cadenas envían sus solicitudes a la CSA que, después de haber visto las películas, transmite las solicitudes pudiendo ser objeto de una nueva clasificación.

Consulte la rúbrica consagrada a la Comisión de clasificación de las obras cinematográficas, sobre el lugar del Centro nacional de la cinematografía y la imagen animada.