Translation with SYSTRAN Links

Horarios, redifusiones, modificaciones de la rejilla de los programas, etc

¿Las cadenas tienen el derecho a modificar sus rejillas de programas en cualquier momento?

En virtud de los convenios que firman con la CSA, las cadenas de televisión deben dar a conocer sus programas a más tardar 18 días antes de su difusión y ya de no modificarlos en un plazo inferior a 14 días.
  
Eso que es, algunas circunstancias excepcionales pueden autorizar la cadena a modificar tarde su programación:

  • un acontecimiento deportivo;
  • un nuevo acontecimiento vinculado a la actualidad;
  • un problema vinculado a los derechos protegidos por el Código de la propiedad intelectual;
  • una decisión de justicia;
  • un incidente técnico;
  • un interés manifiesto para el público decidido después de concertación entre las cadenas en cuestión;
  • un mal resultado de audiencia significativo de los primeros números o episodios de una serie de programas.

Además excepto dificultades vinculadas a la difusión de emisiones en directo, las cadenas deben respetar los horarios de difusión previamente anunciados.
 

¿Cómo se hace que los episodios de algunas series televisadas se difunden en el desorden?

Existe dos tipos de series: las series “feuilletonnantes” y las series a “episodios cerrados”. Las primeras están formadas por episodios que se siguen y que, para la buena comprensión de la intriga y el respeto de la obra, se difunden en el orden cronológico. Las a “episodios cerrados” están formadas por partes independientes las unas de los otros, en los cuales hay un principio y un final a la intriga en cada episodio. Este tipo de series a veces se difunde en el desorden, aunque un hilo conductor está presente a lo largo de la temporada.

Contrariamente a las cadenas americanas, las cadenas francesas difunden generalmente entre uno y tres episodios inéditos por tarde, eventualmente asociados a episodios más antiguos. La yuxtaposición de un episodio inédito con un episodio antiguo permite a las cadenas conservar a su público entre las primeras y segundas partes de la tarde. Eso refuerza a la audiencia y facilita la instalación del programa en la duración.

En 2012, Francia 2, con la serie Castle, hizo la elección de esta programación difundiendo a 20:45 un episodio inédito seguido de la redifusión de dos otros episodios. Lo mismo sucede para Murdoch, sobre Francia 3, y esta práctica parece funcionar puesto que el público está todavía a la cita.

TF1 consagra dos tardes por semana, el martes y el miércoles, a la difusión de series americanas, y a veces incluso un tercero, el viernes. Que sea para Mentalist, Espíritus criminales, los Expertos Miami o también Dr. House, la cadena propone en general entre uno y dos inéditos por tarde, seguidos de una redifusión.

M6, tal como ocurre con las otras cadenas, difuso generalmente dos episodios inéditos seguidos de antiguos episodios. Es el caso en 2012 el sábado, día de difusión de la serie F.B.I.: duo muy especial

El respeto del dispositivo de la descripción juventud, debido a las dificultades por hora que preve para los programas desaconsejados menos de a los 12 años (difusión después de 22 horas excepcionalmente) y 16 años (difusión después de 22:30), puede también obligar la cadena a perturbar la cronología de una serie. Pero este fenómeno sólo se produce raramente.

¿Cómo se hace que las cadenas no respetan los horarios anunciados?

El Consejo recibe regularmente protestas de telespectadores con respecto al desfase a menudo constatado entre el horario de difusión de las emisiones anunciado en los programas televisados y el horario efectivo de difusión. 

Es necesario saber que el desfase operado por las cadenas entre los horarios anunciados y los horarios efectivos principalmente se debe al hecho de que los horarios comunicados a los Diarios, a las revistas de televisión o a los lugares especializados - al menos 18 días antes de la difusión - no pueden presentar sinoun carácter orientativo. Su respeto en efecto se somete a múltiples riesgos vinculados, en particular, con la difusión en directo de algunas emisiones, pero también con las variaciones del número de anuncios y bandas anuncios. Para los programas de primera parte de tarde, el desfase tan se debe a la duración del telediario, que puede alargarse en función de la actualidad.

Este horario que es las dónde un gran número de telespectadores está presente delante de su puesto, las cadenas aprovechan para difundir lo más posible de anuncios (excepto sobre las cadenas públicas otros que Francia 3), y emisiones patrocinadas, fuentes importantes de rentas para las cadenas privadas. La duración de las pantallas publicitaria se limita sin embargo: sobre las cadenas privadas, la duración media diaria de anuncios es de nuevos minutos por hora. Estas cadenas pueden sin embargo difundir hasta doce minutos de publicidad por ahora dada.

Esta diferencia horaria es sin embargo especialmente torpe para los que programan el registro de una emisión. Es prudente, en ese caso, prever amplias gamas de registro.

¿Cómo se hace que haya tantas redifusiones a la televisión?

La elección de proceder a redifusiones de programas relación de la libertad editorial de las cadenas. No obstante, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13 del decreto del 2 de julio de 2010, algunas cadenas (TF1, Francia 2, Francia 3, Francia 5, M6) tienen la obligación de difundir anualmente como mínimo 120 horas de obras europeas o expresión original francesa que anteriormente no programaron, a un horas de escucha significativas (es decir, cuya difusión comienza entre 20 horas y 21 horas). Se pagan de esta obligación.

El caso de las redifusiones sigue siendo una preocupación del Consejo que, en interés del telespectador, tuvo para que los convenios de las seis nuevas cadenas de alta definición del TNT implican una obligación de difusión de programas inéditos.

A partir del momento en que el mínimo impuesto se respeta, nada prohíbe a una cadena repetir un programa en cuanto se pagó de los derechos correspondientes ante el productor y los beneficiarios.

Las redifusiones no son sinónimas de malas audiencias. Algunas redifusiones de películas hasta pueden obtener muy de buenos resultados de audiencia, comparables o incluso superiores a los de su primera difusión.

El objetivo de una cadena que es maximizar a la audiencia para cada programa difundido, las redifusiones son el resultado a menudo de una elección casi estratégica. Por ejemplo, la asociación de un episodio inédito con un antiguo episodio de una misma serie durante una tarde permite a las cadenas conservar a su público entre la primera y la segunda parte de la tarde. Del mismo modo, la multidifusión de algunos dibujos animados responde bien a las esperas de los niños que aprecian de ver y revisar los episodios de los programas que les gusta, al igual que lo hacen con sus libros preferidos.