Translation with SYSTRAN Links

El sector audiovisual en general

¿A qué sirve la “contribución al sector audiovisual público”, nuevo nombre del canon?

Numerosos telespectadores comunican en el Consejo sus interrogaciones sobre la utilización, por las cadenas, de este impuesto: ¿“Cómo se hace que haya tantas redifusiones a la televisión? ¡Se paga a pesar de todo un canon! ». O también: ¿“Por qué recibo mal la televisión mientras que pago el canon? ». Es seguramente para precisar el uso de este impuesto particular que el nombre de “canon” se abandonó en 2009, en favor del de “contribución al sector audiovisual público”. Ya que la primera cosa que debe destacarse, es que esta contribución no financia el conjunto de las cadenas de televisión y radio, pero solamente el sector público del sector audiovisual.

Constituye en efecto la vuelve a las raíces principal de este sector público. Este sector público consta de Francia Televisiones (las cadenas Francia 2, Francia 3, Francia 4, Francia 5, Francia Ô y las cadenas públicas de ultramar, principalmente), de Arte France (la cadena Arte), Radio France (las estaciones France Inter, France Info, France Culture, France Musique y Francia Azul, principalmente), Francia Medios de comunicación Mundo (Radio France internacional, las cadenas Francia 24 y TV5 Mundo) y del Instituto nacional del sector audiovisual (INA), encargado de la conservación de los archivos audiovisuales. Gracias a los medios que se les afectan, las cadenas del servicio público pueden casi proponer sus programas sobre la totalidad del territorio metropolitana y en ultramar, así como en los otros países. Tienen misiones de servicio público que consisten en difundir, en particular, las emisiones del Instituto nacional del consumo, las emisiones de expresión directa en favor de las formaciones políticas y organizaciones profesionales, de los programas religiosos, las emisiones de las campañas electorales, etc Estas misiones están garantizadas mientras que el recurso a la publicidad y al patrocinio es menos importante sobre el sector audiovisual público que el autorizado para las cadenas privadas.

Así pues, el tiempo consagrado a la difusión de la publicidad sobre Francia 2 y Francia 3, por ejemplo, no puede ser superior a seis minutos por hora de antena por término medio diaria, sin poder superar ocho minutos por ahora dada. Se limita cada pantalla de anuncios a cuatro minutos. Y de 20 horas a las 6, las cadenas públicas no difunden más pantallas publicitarias. Sobre TF1 y M6, en cambio, la duración media diaria de los anuncios es también de seis minutos por hora, pero estas dos cadenas pueden difundir hasta doce minutos de publicidad por ahora dada, y esto, todo el día.

La contribución al sector audiovisual público es debida por toda persona impuesta al impuesto de vivienda, teniendo un televisor o todo dispositivo que permite la recepción de los programas televisados al 1 de enero . La fijación del importe del canon y las modalidades de su percepción no son competencia de la CSA, sino de la del Parlamento y el Tesoro Público.

¿A quién expresar su desacuerdo o su desaprobación con respecto a una emisión de televisión o radio?

Puede escribir al Presidente de la cadena de televisión o la estación de radio en cuestión (encontrará los datos en el anuario de los operadores): es él que tiene la responsabilidad del contenido de las emisiones difundidas sobre su servicio.

No obstante, su responsabilidad no se aplica de manera tan rigurosa en el caso de observaciones expresadas en directo: la cadena o la estación no tiene en efecto completamente la posibilidad de controlar lo que se difunde de esta forma, aunque el periodista o el animador debe conservar el control de la antena y reaccionar de manera eventualmente crítica a las observaciones de un auditor, o incluso de una huésped. En ese caso, es el autor sobre todo de las observaciones que verá responsabilizada en caso de infracción.
 
En otro registro, el Presidente de una cadena de televisión o de una radio pública no es responsable de las afirmaciones hechas durante las emisiones de la campaña oficial relativa a un escrutinio: es la CSA que efectúa un control a priori sobre la emisión y firma bien el “a difundir”. En cuanto a las emisiones de expresión directa atribuidas a las formaciones políticas representadas por un grupo a la Asamblea nacional o al Senado y a las organizaciones sindicales y profesionales representativas a escala nacional, están bajo la responsabilidad de cada cesionario de un tiempo de emisión.
 
Por fin, consultar a la CSA es legítimo, si desea informarlo no de una simple opinión personal, sino clara de una infracción o probable. Ciertamente, los programas están incluidos en la libertad y de la responsabilidad de sus difusores. Pero esta libertad es limitada por el respeto debido a algunos principios fundamentales: la dignidad humana, el respeto del orden público, la protección de la infancia y la adolescencia en particular. Si una emisión, un reportaje, o incluso una observación, resultaba afectar seriamente al uno de estos principios, el Consejo tendría derecho a intervenir e iniciar un procedimiento de sanción contra el servicio audiovisual interesado.

El formulario para indicar un programa a la CSA.

¿Cómo obtener un derecho de respuesta a la televisión o a la radio?

El derecho de respuesta se instituyó para permitir cada persona física o jurídica cuestionamiento sobre las antenas de una radio o de una televisión contrariar a las afirmaciones hechas el relativos y que pueden afectar a su honor o a su reputación. Las condiciones de apertura de este derecho son no obstante muy estrictas. Los motivos que justifican el recurso en efecto son encuadrados precisamente por la ley. La aplicación de un derecho de respuesta escapa a la competencia del Consejo superior del sector audiovisual. Conviene pues, para la persona que desea obtener este derecho, volverse en primer lugar, en el plazo de tres meses siguiendo la difusión de las observaciones incriminadas, hacia el servicio de comunicación audiovisual en cuestión.

No obstante, cuando dichas observaciones se difundieron con motivo del ejercicio de diligencias penales, este plazo se abre de nuevo en favor de la persona cuestionada por el mismo período de tiempo (3 meses) a partir del día en que la decisión de no lugar de la que es objeto se produjo o la de liberación o pago que lo ponía expresa o no fuera de causa se volvió definitiva. 

En caso de denegación o no respuesta del servicio de comunicación audiovisual en el plazo de ocho días, el solicitante puede consultar al juez judicial. 

Los textos que organizan el derecho de respuesta  

Se trata por una parte del artículo 6 modificado de la ley del 29 de julio de 1982 relativa a la libertad de comunicación mantenido en vigor por la ley del 30 de septiembre de 1986. Este artículo organiza el ejercicio del derecho de respuesta sobre los servicios de comunicación audiovisual.
Se trata por otra parte del decreto n°87-246 del 6 de abril de 1987 que fija las disposiciones de aplicación del artículo 6 de la ley de 1982.
El artículo 6 modificado de la ley de 1982 preve que en toda persona jurídica que garantiza un servicio de comunicación audiovisual, un responsable, encargado de garantizar el cumplimiento de las obligaciones que están vinculadas al ejercicio del derecho de respuesta, debe ser designado. 

¿Quién puede beneficiarse de un derecho de respuesta?   

  • El ejercicio del derecho de respuesta está abierto a toda persona física. Puede, en caso de muerte, ejercerse por los herederos en línea directa, los herederos universales o por el cónyuge de la persona alcanzada en su honor o su reputación. 
  • El ejercicio del derecho de respuesta está también abierto a toda persona jurídica cuestionada en razón de su actividad. Las personas jurídicas ejercen su derecho de respuesta por medio de su representante legal.
  • Este derecho también se reconoce a las asociaciones de lucha contra el racismo desde la ley n°90-615 del 13 de julio de 1990 relativo a la represión de todo acto racista, antisemita o xenófobo. Estos últimos pueden intervenir si se difundieron algunas consignaciones susceptibles de afectar al honor o a la reputación de una persona o de un grupo de persona en razón de su origen, su pertenencia o su no pertenencia a una etnia, una nación, una raza o una religión determinada en el marco de una actividad de comunicación audiovisual. Si las consignaciones contemplan a una persona en cuestión individualmente, la asociación sólo puede ejercer el derecho de respuesta si justifica del acuerdo de la persona. Por fin, la ley añade que un único derecho de respuesta puede ser ejercido para los mismos hechos por el conjunto de las asociaciones.  

Las observaciones que pueden justificar un derecho de respuesta  

Los motivos que permiten la apertura de un derecho de respuesta sobre los servicios de comunicación audiovisual son limitados.
Si el cuestionamiento de un individuo es una condición necesaria para la aplicación del derecho de respuesta, no es sin embargo una condición suficiente. La persona debe haber sido alcanzado en su honor o su reputación. El ataque supone pues un perjuicio, el cual resulta de consignaciones a carácter difamatorio, abusivo u ofensivo. El ataque debe también ser personal. 

El procedimiento que debe seguirse para obtener un derecho de respuesta  

Para para ser admisible, la demanda de derecho de respuesta debe cumplir una serie de condiciones que se refieren a los plazos y a la forma. Estas condiciones se precisan en el decreto del 6 de abril de 1987 tomado para la aplicación del artículo 6 de la ley del 29 de julio de 1982.

El plazo

La solicitud de ejercicio del derecho de respuesta debe hacerse en el plazo de tres meses que siguen la difusión de la emisión controvertida, o la recepción del mensaje para los servicios de videografía.
No obstante, cuando, con motivo del ejercicio de diligencias penales, se difunden en el marco de una actividad de comunicación audiovisual de las consignaciones susceptibles de afectar al honor o a la reputación de una persona física o jurídica, el plazo de tres meses se abre de nuevo a su beneficio por el mismo período de tiempo a partir del día en que la decisión de sobreseimiento de la que es objeto se produjo o la de liberación o pago que lo ponía expresa o no fuera de causa se volvió definitiva.  

Las modalidades de forma 

Debe tratarse de una carta certificada con acuse de recibo, dirigido al director de la publicación del servicio de comunicación audiovisual.  

El contenido de la demanda

La demanda debe implicar una serie de menciones. Debe precisar las referencias del mensaje incriminado, las circunstancias en las cuales el mensaje se puso a la disposición del público, a la mención de los pasos controvertidos y a las consignaciones sobre las cuales se desea responder.
La demanda debe también indicar el contenido de la respuesta que el solicitante desea hacer.
Para los servicios de videografía, la persona cuestionada puede también pedir la corrección o la supresión del mensaje durante el período en que es aún accesible al público.

La inserción o no de la respuesta    

Los plazos

El director de la publicación dispone de un plazo de ocho días a partir de la recepción de la demanda para dar a conocer su decisión al solicitante del derecho de respuesta.
Su aceptación o su denegación deben ser notificadas por carta certificada con acuse de recibo. Una ausencia de notificación equivale a una denegación.
El plazo de ocho días se reduce a venticuatro horas durante las campañas electorales cuando cuestiona a un candidato.
Cuando el director de la publicación acepta la demanda de derecho de respuesta, debe notificar su acuerdo al solicitante precisando la fecha de difusión de la respuesta y su contenido.
En todos los casos, la respuesta es gratuita.
La ausencia de respuesta que tiene el acuerdo del solicitante se asimila a una denegación y causa al solicitante derecho al recurso adjunto al juez. 
  

La norma del paralelismo de las formas

 

La ley preve que la respuesta deba difundirse, por una parte, en condiciones técnicas equivalentes a las de la emisión que contiene el mensaje incriminado y por otra parte, de tal modo que se le garantice una audiencia equivalente a la emisión en cuestión.
La respuesta debe anunciarse como si que inscribe en el ejercicio de este derecho, hacer referencia de conformidad con la emisión y recordar su fecha de difusión.
Estas disposiciones se instauran con el fin de situar la respuesta en el marco del mensaje inicial.
La respuesta debe difundirse en su integralidad, el director de la publicación no teniendo el poder de modificar el texto. 
  

El contenido de la respuesta 

El texto de la respuesta no puede ser superior a treinta líneas mecanografiadas.
La duración total del mensaje no puede exceder dos minutos. 
  

Las vías de recurso en caso de denegación de publicación del derecho de respuesta

 
El legislador estableció vías de recurso en caso de denegación de inserción de una respuesta o de su mala difusión.
El juez de los recursos es el juez competente en la materia.
El solicitante que se ve oponer una denegación del director de la publicación puede consultar al Presidente del tribunal administrativo gran en el plazo de ocho días que siguen el de la recepción de la notificación de la denegación, o al expirar el plazo de reflexión concedido al director de la publicación, o de la difusión de la respuesta si el solicitante lo considera no conforme a las exigencias legales.
El Presidente del tribunal puede pedir bajo multa coercitiva la difusión de la respuesta. Puede declarar su resolución ejecutorio, a pesar de llamada.
  

Referencias
 - Artículo 6 de la ley n° 82-652 del 29 de julio de 1982 mantenido en vigor por la ley n°86-1067 del 30 de septiembre de 1986 modificado por la ley n°90-615 del 13 de julio de 1990 relativo a la represión de todo acto racista, antisemita o xenófobo, Diario Oficial del 14 de julio de 1990, por la ley n° 93-2 del 4 de enero de 1993 que lleva reforma del procedimiento penal, Diario Oficial del 5 de enero de 1993 y por la ley n°2000-515 del 15 de junio de 2000 que refuerza la protección de la presunción de inocencia y los derechos de las víctimas, Diario Oficial del 16 de junio de 2000.
 - Decreto n° 87-246 del 6 de abril de 1987 relativos al ejercicio del derecho de respuesta en los servicios de comunicación audiovisual, Diario Oficial del 9 de abril de 1987, p. 4035.

¿Cómo proteger un concepto de emisión de televisión o radio de la cual se es el autor?

Toda “obra de creación” (por ejemplo, los escritos, las obras sonoras, cinematográficas o audiovisuales) se beneficia de una protección legal. Debe, para eso, satisfacer dos exigencias:

  • la exigencia de una concretización formal de la obra: materializarse toda creación intelectual debe para beneficiarse de la protección de los derechos de autor en una forma que la vuelve materialmente perceptible. Los derechos de autor protegen la forma de la expresión literaria o artística y no las ideas, los conceptos o los métodos que son la base de la creación, los cuales son de libre curso y no pueden ser objeto de una apropiación privativa. En cambio, el hecho de que una obra sea inacabada o en proceso de elaboración no supone un obstáculo a su protección (L.112-2 IAPSC), así por ejemplo los proyectos o panoramas pueden dar toma a los derechos de autor;
  • la exigencia de una forma original: la originalidad es la condición necesaria y suficiente para beneficiarse de la protección de los derechos de autor. La originalidad es la expresión jurídica de la creatividad del autor, se define como la impresión de su personalidad. La condición de originalidad es un concepto relativo, los jueces apreciando el carácter original de la obra individualmente. Se distingue del concepto de novedad oído objetivamente (ejemplo: dos pintores que peinan el mismo tema, el segundo cuadro no es nuevo sino se considerará como original ya que expresa a la personalidad del autor).  
     

Esta protección legal de las obras de creación no es de la competencia del Consejo superior del sector audiovisual. Le aconsejamos, para estudiar su caso, consultar la información publicada sobre el lugar del Ministerio de Cultura y Comunicación que le dará numerosa información.