Translation with SYSTRAN Links
Europa e internacional

El reglamento de las cadenas extranjeras

Europa e internacional

Las cadenas europeas

En aplicación de las disposiciones del artículo 43-7 de la ley del 30 de septiembre de 1986, los servicios de televisión europeos, en cuanto se establecen en un estado cubierto por la Directiva europea 2010/13/UE, dicha Servicios de medios de comunicación audiovisuales (SMA) [1], o por el convenio europeo sobre la televisión transfronteriza del 5 de mayo de 1989 [2], “pueden difundirse por las redes que no utilizan frecuencias asignadas por el Consejo superior del sector audiovisual [distribución filaria - cable, ADSL, fibra óptica… - o recepción directa por satélite] sin formalidad previa”.

Los servicios de televisión en cuestión destacan cada uno únicamente de la competencia del Estado europeo en el cual se deben respetar se establecen y la legislación audiovisual aplicable en este Estado, o los mínimos de la Directiva cuando proceda reforzados o enumerados a nivel nacional. Pueden a continuación recibirse libremente en Europa.

Sin embargo, de acuerdo con las disposiciones de la Directiva SMA (artículo 3) y del convenio europeo sobre la televisión transfronteriza (artículo 24), los artículos 43-8 y 43-9 de la ley del 30 de septiembre de 1986 preven las condiciones - en particular la existencia de un grave incumplimiento y reiterado - en las cuales la CSA puede suspender temporalmente la retransmisión de los servicios de televisión y servicios de medios de comunicación audiovisuales a la demanda europeos. Estas condiciones fueron precisado por el decreto n° 2010-1593 del 17 de diciembre de 2010.

Por otra parte, la ley de 1986 antes citada preve, en su artículo 43-10, las condiciones, precisadas por el mismo decreto, en las cuales la CSA puede intervenir en caso de rodeo (por “deslocalización”) de la ley de 1986 por un servicio de televisión o medios de comunicación audiovisual a la demanda.

Las cadenas extraeuropeas

Fundamentos jurídicos de la competencia de la Francia, ejercida por la CSA, sobre las cadenas extraeuropeas

La Directiva europea Servicios de medios de comunicación audiovisuales fija, en su artículo 2 (apartado 4), criterios en aplicación de los cuales se determina la competencia de los Estados l$miembros [3] sobre los servicios de televisión difundidos por satélite en Europa [4].

En aplicación de la ley del 30 de septiembre de 1986, que transpone estas disposiciones en su artículo 43-4, son competencia de Francia los servicios de televisión que no se establece ni en Francia ni en ningún otro Estado europeo cubierto por la Directiva SMA y que, para esta difusión:

  • utilizan una conexión ascendente hacia un satélite a partir de una estación situada en Francia;
  • o si, no utilizando una conexión ascendente a partir de una estación situada en los Estados europeos previamente mencionados, utilizan una capacidad satelitaria dependiendo de Francia.

Debido al establecimiento en la Francia del operador satelitario Eutelsat, conduce al Consejo a asumir un papel especialmente importante frente a sus socios europeos en el reglamento de las cadenas satelitarias extraeuropeas. Esta competencia se ejerce incluso cuando no se reciba una cadena extraeuropea recibida en Europa en el territorio francés.

Régimen jurídico aplicable a las cadenas extraeuropeas que son competencia de Francia

Según el artículo 33-1 (III) de la ley del 30 de septiembre de 1986, los servicios de televisión siendo competencia de Francia en aplicación del artículo 43-4 “pueden ser difundido por las redes que no utilizan frecuencias asignadas por el Consejo superior del sector audiovisual sin formalidad previa”. Esto sucede desde la modificación de la ley de 1986 producida en enero de 2006 [5], que suprimió para las cadenas extraeuropeas la obligación de concluir un convenio con la CSA.

El artículo 33-1 antes citado destaca que los servicios en cuestión “siguen estando sometidos a las obligaciones [de la ley de 1986] y al control de la CSA, que puede, en particular, utilizar en consideración suya los procedimientos previstos en los artículos 42,42-1 y 42-10”, sea el emplazamiento, las sanciones y la consulta del Consejo de Estado en recurso.

Las cadenas extraeuropeas que son competencia de Francia deben respetar la legislación audiovisual aplicable en Francia.

Práctica del Consejo

En la práctica del control que efectúa sobre las cadenas extraeuropeas, la CSA es especialmente vigilante al respeto de las obligaciones vinculadas a los grandes principios establecidos al los artículos 1 y 15 de la ley (prohibición del incentivo al odio, respeto de la dignidad humana, protección de la infancia…).

En caso de incumplimiento constatado en el visionnage de los programas de las cadenas, el Consejo puede iniciar un procedimiento destinado a hacer cesar el incumplimiento dirigida a los editores de los servicios de televisión, cuando se conocen, o a los operadores satelitarios franceses que garantizan la difusión en la Europa de estos servicios.

Según la gravedad del incumplimiento constatado y su posible persistencia, los procedimientos iniciados por el Consejo revisten las siguientes formas: correo de advertencia, emplazamiento de informar a la cadena del régimen que le es aplicable, emplazada cesar la difusión del contenido problemático, emplazada cesar la difusión de la cadena, consulta del Consejo de Estado para que pida en recurso el cese de la difusión de la cadena por un operador

[1] los 27 Estados l$miembros de la Unión Europea así como los tres Estados siguientes partes al acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo: Islandia, Lichtenstein y Noruega.

[2] el Convenio europeo sobre la televisión transfronteriza cubre, además de los 21 Estados cubiertos por la Directiva SMA, a los 10 Estados siguientes no cubiertos por este texto: Albania, Bosnia y Hercegovina, Croacia, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Moldavia, Montenegro, San Marino, Serbia, Suiza, Turquía, Ucrania.

[3] o, cuando proceda, la de los 3 Estados restantes cubiertos por la Directiva SMA: Islandia, Lichtenstein y Noruega.

[4] con tal que esta difusión satelitaria permita una recepción directa por el público por medio de un equipamiento normal (o sea una antena parabólica menor de 1 metro de diámetro).

[5] Ley n° 2006-64 del 23 de enero de 2006.

En saber más